Escúchenos en línea

Régimen salvadoreño ha perdido el control de la seguridad ciudadana, denuncia FMLN

Agencia AFP. Desde San Salvador. | 9 de Agosto de 2006 a las 00:00
Tras el alarmante índice de homicidios que de 10 pasó a 12 por día en julio pasado, la ex guerrilla izquierdista acusó este miércoles al gobierno de "perder el control" de la seguridad ciudadana y demandó concertar una política criminal preventiva. Las estadísticas de homicidios registraron en julio 357 muertes, superando los 320 casos de junio, según consignó este miércoles el matutino La Prensa Gráfica con base a informes de fuentes policiales. La capital San Salvador, La Libertad y Santa Ana, son los departamentos con el mayor número de homicidios, a pesar de las intensas operaciones policiales de combate a la delincuencia y a las violentas pandillas que intranquilizan a los habitantes de decenas de poblaciones. "Los homicidios en crecimiento, nos dicen que el gobierno perdió el control de la seguridad de los cuidadanos", declaró a la AFP el portavoz del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Sigfrido Reyes. Para el portavoz del FMLN, "el gobierno está impotente y desconcertado ante el fenómeno de la violencia, pero se aferra a seguir usando el mismo método represivo y punitivo". "Las cifras, el recuento diario de muertos, revelan la incompetencia del gabinete de seguridad del gobierno y señalan que el fenómeno social se ha desencadenado afectando a la población honrada que invierte elevadas sumas de dinero para protegerse", enfatizó Reyes. Para salir al paso de la delincuencia además de operaciones represivas, las autoridades de seguridad de El Salvador preparan a un costo de 2,5 millones de dólares la aplicación de una ley de testigos, aprobada en marzo por el Congreso para evitar que horrendos crímenes queden impunes, luego que delincuentes y pandilleros asesinaron a decenas de testigos para evitar sus testimonios. Según el último balance del Instituto de Medicina Legal entre enero y junio hubo 1.873 homicidios, superando los 1.742 cometidos en el mismo período de 2005. La Universidad Centroamericana (UCA, jesuitas), al analizar el problema de la violencia, llama la atención sobre la facilidad que tiene un salvadoreño para portar armas de fuego y critica que una reciente enmienda legal redujo la edad de 21 a 18 años para obtener un permiso de portación de arma. "Esta claro que la erradicación de la violencia en el país pasa por el desarme de la sociedad (...) no basta con campañas como la que ofrecía intercambiar alimentos por armas o con alardes de fuerza policial, pasa por tocar aspectos institucionales, legales, económicos y educativos, entre otros", advirtió la UCA. El Salvador, de 20.742 km2 y 6,9 millones de habitantes, tiene más de 16.000 efectivos policiales, y vive un incremento sostenido de la delincuencia tras el fin de una guerra civil de 12 años en 1992, cuando fueron desmovilizados unos 7.800 guerrilleros y un poco más de 30.000 efectivos del ejército.

Descarga la aplicación

en google play en google play