Escúchenos en línea

Salvadoreños despiden 2007 con tradiciones y esperanzas

Agencia ACAN-EFE. Desde San Salvador | 29 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Los salvadoreños se preparan para despedir el 2007, marcado por el alto coste de la vida, con las tradiciones de la festividad y renovadas esperanzas para el próximo año, que se vislumbra políticamente intenso por la campaña electoral para 2009. En los mercados y centros comerciales de San Salvador miles de personas se movilizan con las compras de los preparativos para la cena de fin de año, que tradicionalmente consta de pavo con salsa de tomate criolla, un arroz especial y ensalada de vegetales frescos, y como cierre de oro un pastel dulce o manzanas y uvas frescas. Sin embargo, numerosas familias no podrán adquirir esos productos por la difícil situación económica que afrontan y deberán conformarse, según sus propias condiciones, con platillos más modestos aunque también tradicionales, como gallina o pollo en salsa criolla, tamales o panes con "chumpe" (pavo). La situación es similar en otras ciudades del país y, tal como ha ocurrido en la capital desde hace años, el "chompipe indio" o "chumpe" -criados en hogares- ha emprendido un vuelo casi inalcanzable con su precio actual entre 40 y 45 dólares, que ronda el ingreso de una semana de un trabajador con salario mínimo. Los comerciantes han salido al paso y ahora ofrecen pavos de granja en piezas, cuyos precios oscilan entre 4,50 y 7,75 dólares el kilo, que tampoco es accesible para muchos salvadoreños. Como ocurrió para la celebración de la Navidad, en términos generales han bajado las ventas de petardos y luces artificiales con vistas a la celebración del fin de año, aunque los vendedores callejeros esperan que la situación mejore en las últimas horas. Aunque gran parte de los salvadoreños han tenido que renunciar a participar en la tradicional quema de pólvora, sobre todo a la medianoche del 31 de diciembre, se mantienen vivas otras costumbres, menos costosas y que requieren principalmente riqueza de fe, como ponerse la ropa interior al revés para alejar "malos espíritus". Otros cumplirán con la tradición de comer una docena de uvas en los últimos doce minutos del año, cerrando los ojos y pidiendo en cada acción un deseo para cada mes, o saldrán a la medianoche con una valija a la calle para atraer los viajes, principalmente de negocios exitosos o de vacaciones. También no faltarán los que optan por echar un huevo crudo dentro de un vaso con agua, a la medianoche, y esperan unos minutos la formación de una figura, que puede ser interpretada como una iglesia para los ansiosos de boda, un barco para los deseos viajeros o billetes para quienes esperan dinero. Lo que nunca falta entre los salvadoreños son los fuertes y prolongados abrazos a la medianoche entre familiares, amigos y vecinos, generalmente con el fondo musical de salsas, merengues y otros ritmos tropicales que transmiten todas las emisoras de radio, cuyos locutores cuentan los últimos minutos del año. Las esperanzas y los buenos propósitos individuales se funden en la expectativa de un futuro promisorio para el país y 2008 será un año políticamente intenso por la campaña para las elecciones generales de 2009, que se perfilan reñidas y polarizadas. En enero de 2009 se celebrarán elecciones legislativas y municipales y en marzo del mismo año presidenciales, en fechas aún no establecidas por el Tribunal Supremo Electoral (TSE). Los principales partidos contendientes son la gubernamental Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha) y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), que desarrollan una campaña electoral adelantada, que ya satura el ambiente.

Descarga la aplicación

en google play en google play