Escúchenos en línea

Un muerto y 3.000 casas dañadas por vientos en El Salvador

ACAN-EFE. Desde San Salvador. | 4 de Enero de 2008 a las 00:00
Los fuertes vientos que azotan a El Salvador han causado la muerte de una persona y dañado más de 3.000 viviendas, de las que 160 han se encuentran totalmente destruidas, informó este viernes el Sistema Nacional de Protección Civil. Una portavoz de Protección Civil dijo a Acan-Efe que María Otilia Martínez, de 60 años, falleció el jueves luego de ser impactada por la rama de un árbol que se precipitó a causa de las ráfagas de viento. El hecho ocurrió en una zona rural del departamento occidental de Ahuachapán, uno de los más golpeados por el frente frío que afecta a la región centroamericana. El fenómeno se registra en el país desde la noche del miércoles y ha causado vientos con ráfagas que sobrepasan los 75 kilómetros por hora y sensibles bajas en la temperatura. Protección Civil confirmó que ocho de los 14 departamentos del país reportan daños, pero que éstos se acentúan en los municipios de la zona occidental, siendo el más afectado el poblado de Juayua, 74 kilómetros al oeste de San Salvador. El último reporte indica que 3.281 viviendas a nivel nacional han sufrido algún tipo de daño y que al menos 160 han sido destruidas totalmente. Además, se registran siete escuelas dañadas, una veintena de árboles caídos, 11 poblados sin energía eléctrica y tres lesionados en diferentes accidentes provocados por los vientos. El subdirector de Protección Civil, Raúl Murillo, dijo a Acan-Efe que 350 familias se encuentran en albergues y que realizan un nuevo recuento de los daños por lo que el total de casas y familias afectadas podría aumentar. Indicó que se mantiene la alerta verde, de carácter preventivo, que fue decretada ayer por el Gobierno y las restricciones a la pesca en toda la costa salvadoreña (Pacífico), donde se han registrado olas de hasta cuatro metros de altura. Según el Ministerio de Agricultura, la restricción a la pesca afecta a más de 5.000 personas que se dedican a esta actividad. Por su parte, fuentes del sector cafetalero ha estimado de forma preliminar que los vientos han botado unos 15.000 quintales de café oro correspondientes a la segunda cosecha que actualmente está siendo recolectada. Las fincas salvadoreñas recogen desde los primeros días de diciembre el producto catalogado de estricta altura y mejor calidad ya que se cultiva en alturas superiores a los 800 metros sobre el nivel del mar. Murillo dijo que, según los pronósticos del Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET), el fenómeno ha comenzado a perder fuerza y se espera que la situación atmosférica se haya normalizado para el próximo domingo.

Descarga la aplicación

en google play en google play