Colisiones, otra razón para temerle al martes 13 en El Salvador

San salvador. Por Charly Morales Valido/PL | 13 de Febrero de 2018 a las 08:47
Colisiones, otra razón para temerle al martes 13 en El Salvador

El alarmante aumento de los accidentes de tránsito con saldo fatal en El Salvador podría justificar actualmente aquello de ''martes 13, ni te cases ni te embarques, ni de tu casa te apartes''.

Sin embargo, los casi dos mil 400 accidentes registrados en apenas mes y medio de 2018 responden más a la imprudencia de conductores y peatones, que a la conjunción de un día belicoso y una fecha presuntamente maldita: martes y 13.

Las autoridades salvadoreñas, más alarmadas por los 163 muertos que por viejas supersticiones, reiteró su llamado a sacarle el pie al acelerador, dejar el teléfono a un lado y andar a la defensiva tras el volante.

La División de Tránsito de la Policía Nacional Civil estableció además sus controles de alcoholemia y velocidad en la periferia de San Salvador, con retenes en el interior del país, para revertir esta tendencia. l

A su vez, recomendaron a los caminantes sacar la mirada del teléfono para ver por dónde caminan: lo de menos es que pasen bajo una escalera, supuesto imán de infortunios, si no que terminen como otra triste estadística.

Más allá de la razón, los salvadoreños tienen sus motivos para sentir cierta 'trezidavomartifobia', esto es, el miedo irrefrenable a esta fecha, la creencia firme de que los martes 13 ocurren cosas malas.

Y de hecho, el martes 13 de febrero de 2001 varios departamentos del país amanecieron con un terremoto de 6.6 grados en la escala de Richter, que en apenas 20 segundos dejó 315 muertos y unos 250 mil damnificados.

La tragedia acaecía exactamente un mes después que un sismo de 7.7 grados enlutara al país, aquel 'Sábado Negro' en que un alud en la Cordillera del Bálsamo sepultara todo un barrio de Santa Tecla, dejando miles de muertos.

Sin embargo, los estudios confirman que el martes 13 solo afecta a quienes, sugestionados, atraen las desgracias o se las inventan.

Esta creencia se remonta a la Antiguedad greco-romana, por el miedo que infundía Marte, el Dios de la Guerra, mientras que el estigma del 13 tiene múltiples orígenes en diferentes culturas.

En la tradición judeo-cristiana, el día 13 fue la última cena donde fue traicionado Jesús, que con sus 12 apóstoles integraba un grupo de 13, y en la mesa del Valhalla vikingo el invitado 13 era Loki, Dios del Mal.

La cábala enumera a 13 espíritus malignos; en el Tarot tal número hace referencia a la muerte; un martes 13 supuestamente se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel, y en esa fecha cayó Constantinopla.

Para los anglosajones, el problemático es el viernes 13; Frank Gruber hizo de 'El Piso 13' un clásico de la literatura de terror.