Escúchenos en línea

Huelga de hambre por impunidad a 21,000 crímenes con Berger

ACAN-EFE. Desde Ciudad Guatemala. | 12 de Enero de 2008 a las 00:00
El activista humanitario Amilcar Méndez y su esposa Miriam iniciaron este sábado, en las afueras de Casa Presidencial, una huelga de hambre indefinida para denunciar la impunidad y los más de 21,000 asesinatos perpetrados durante la Administración de Oscar Berger (2004-2008). Méndez, quien fue diputado al Congreso entre 1996-2000 por el izquierdista partido Frente Democrático Nueva Guatemala (FDNG), se instaló con su esposa la mañana de este sábado en la acera de la puerta principal de acceso a Casa Presidencial. "Guatemala de luto. Gobierno negro que se va con Oscar Berger", "Por el derecho humano a la vida y la justicia, no a la impunidad" y "justicia para Pepe (su hijo José asesinado el 17 de agosto de 2007) y Guatemala", son algunos de los cárteles que el activista colgó en unas rejas de metal. Méndez, quien fue uno de los asesores principales de Rafael Espada, quien el próximo lunes asume como vicepresidente de Guatemala, dijo a Acan-Efe que la huelga de hambre es por tiempo indefinido. "Es una huelga de hambre para protestar por tanto derramamiento de sangre, ya no podemos esperar más tiempo para romper los altos niveles de impunidad en Guatemala", subrayó Méndez, quien entre 1960 y 1996 fue defensor de los desplazados por la guerra interna que vivió el país. El activista humanitario señaló que el gobierno del presidente Oscar Berger, quien el próximo lunes le entrega el poder al socialdemócrata Álvaro Colom, lleva la responsabilidad de más de 21,000 muertes durante su Administración. Según las estadísticas oficiales, en los cuatro años de Berger se cometieron 21,509 homicidios, contra los 14,001 que se registraron en el gobierno de Alfonso Portillo (2000-2004). Méndez aseguró que Berger hizo del Estado un "Estado criminal y delincuente" y que así como corrió la sangre de su hijo José el pasado 17 de agosto, también corrió la de miles de familias guatemaltecas. El activista aseguró que "Guatemala está de luto" y aclaró que su huelga de protesta no es contra el gobierno de Colom, que se instaura el próximo lunes, sino contra el de Berger. Las aún actuales autoridades “fueron incapaces de combatir la impunidad y controlar la crisis de criminalidad", sostuvo. Espera que el nuevo gobierno, con el apoyo de los sectores sociales, haga una verdadera depuración y reestructuración en la Fiscalía, la Policía y el Organismo Judicial para que haya una verdadera justicia en el país. Méndez calificó de "negativa" en materia de derechos humanos la Administración de Berger y anotó que si en el país se lograr instaurar un verdadero Estado de Derecho, tendría que iniciarse una persecución en contra del todavía presidente y los funcionarios responsables de la ola criminal. El activista subrayó que si las nuevas autoridades que asuman el próximo lunes le dan audiencia para plantear un serio combate a la impunidad, podría levantar la huelga de hambre. Méndez hizo un llamamiento a las iglesias, partidos, universidades y sociedad civil, a realizar una campaña con listones blancos para detener los asesinatos en Guatemala. "Necesitamos un movimiento porque si seguimos indiferentes nos estamos convirtiendo en salvajes", manifestó el activista. Mientras su esposa Miriam relató, con lágrimas en los ojos, que se decidió por esta huelga de hambre para "ser la voz de todas las mujeres que hemos perdido a un familiar" y para "hacer conciencia en la población para que nos veamos al crimen como normal, porque tenemos que hacer algo para parar estar orgía de sangre".

Descarga la aplicación

en google play en google play