Escúchenos en línea

Honduras vuelve a la calma luego del arreglo del Gobierno con los educadores

Agencia AFP. Desde Tegucigalpa. | 11 de Agosto de 2006 a las 00:00
Honduras volvió a la calma este viernes luego de diez días de manifestaciones y toma de calles de miles de maestros que aceptaron la noche del jueves una propuesta del Gobierno que les garantiza aumentos salariales durante tres años sin que se afecten los compromisos del país con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Unos 8.000 educadores, de 20.000 que llegaron a la capital, procedentes de los 18 departamentos del país, comenzaron a regresar a sus comunidades para reintegrarse el lunes a sus aulas donde atienden a más de dos millones de alumnos. Desde el 1 de agosto, cuando se concentraron en la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), este de Tegucigalpa, los educadores llevaron a cabo una veintena de manifestaciones, bloqueos de carreteras y, según el presidente Manuel Zelaya, intentaron, sin éxito, tomarse la Casa de Gobierno. En el punto más alto de las protestas, el pasado miércoles más de 2.000 educadores se enfrentaron con palos y piedras con unos 1.000 policías y militares y la reyerta dejó cerca de un centenar de lesionados, incluyendo media docena de baleados en ambos bandos. "Se logró un buen arreglo, el Estatuto algún día tenía que terminar", expresó a la AFP Martín Barahona, asesor de los manifestantes, en referencia al Estatuto del Docente, cuyo cumplimiento ha sido la principal fuente de conflicto entre los gobiernos y los educadores desde 1997. Barahona, que asesoró a los seis sindicatos afiliados a la Federación de Colegios Magisteriales de Honduras (FOMH) que llevaba a cabo las protestas, admitió que si bien los 48.000 maestros lograron un aumento sustancial, después de 2010 desaparecen las cláusulas salariales del Estatuto. Con el arreglo, pendiente de firmarse, el gobierno de Zelaya tendrá que erogar 380 millones de dólares entre 2007 y 2009, pero a cambio los dirigentes de la FOMH permitieron que los aumentos a partir de 2010 ya no sean en base al Estatuto sino conforme al índice inflacionario. El Estatuto aprobado en 1997, después de intensas luchas de los educadores, establecía aumentos por salario base y colaterales como grados académicos, quinquenios, cargos administrativos y zonaje (trabajo en áreas remotas). El Gobierno, que se había declarado incapaz de pagar los 368 millones de dólares que exigía todo lo establecido en el Estatuto, deberá ahora cumplir con una cifra que aumentó a 380 millones al establecer un programa adicional para mejorar la calidad de la educación a cambio de que después de 2010 desaparezcan las escalas salariales. Actualmente el salario base de un docente recién ingresado al sistema es de 275 dólares y en 2009 subirá a 406 dólares mensuales. "Nos hemos mantenido en el marco de lo que las finanzas públicas permiten", aseguró la ministra de Finanzas, Rebeca Santos. El gobierno de Honduras tenía como camisa de fuerza en las negociaciones con los educadores un compromiso con el FMI de disminuir la masa salarial dentro del plan de reducir el gasto público en relación con el Produto Interno Bruto (PIB). Un fallo del Gobierno en el cumplimiento de los acuerdos con el FMI puede llevarlo a perder la condonación del 60% de la deuda externa (5.200 millones de dólares), lo que sería fatal para las finanzas de un país tan empobrecido como Honduras.

Descarga la aplicación

en google play en google play