Escúchenos en línea

Médicos de los hospitales públicos se suman al paro en Guatemala

Agencias Prensa Latina (PL) y AP. Desde Ciudad de Guatemala. | 12 de Agosto de 2006 a las 00:00
La huelga en el sector de salud de Guatemala en demanda de medicamentos e insumos se extendió este sábado a varios hospitales, pese a que el gobierno dio luz verde al ministerio para despedir a los médicos. Hasta ahora el paro de labores es apoyado por los médicos de cuatro hospitales públicos, entre ellos el Roosevelt y el San Juan de Dios, ambos en la capital, considerados los más grandes e importantes del país. El paro es el segundo registrado este año y afecta otros centros asistenciales en Santa Rosa, Quetzaltenango, Amatitlán, Zacapa, Jalapa y Rethalhuleu. El 27 de julio, los médicos de los hospitales públicos pusieron fin a un paro de labores de 48 días, tras llegar a un acuerdo con el Ministerio de Salud, que se comprometió a dotar de medicamentos y equipos a los centros asistenciales. Sin embargo, las autoridades sanitarias no han cumplido con los compromisos adquiridos, lo que llevó a los médicos a reanudar el paro laboral como medida de presión para que el gobierno atienda sus demandas. El gobierno también se comprometió a promover ante el Congreso la aprobación de una excepción a la Ley de Contrataciones del Estado, para agilizar la compra de equipos médicos por un monto de unos 11,42 millones de dólares. Al menos dos médicos han sido despedidos y a otros 17 les ha expedientado por el nuevo paro de labores en los hospitales públicos. El ministro de Salud, Marco Tulio Sosa, recibió instrucciones del ejecutivo para levantar actas contra los profesionales y reemplazarlos por otros recién graduados que aún están en trámites de colegiarse. Los médicos destituidos son el director del hospital de la ciudad oriental de Jalapa, Saúl Fernando Alvarez, y el traumatólogo de ese nosocomio, Lizandro Estrada. Mientras que a 17 médicos del Hospital Roosevelt, en la capital, las autoridades les abrieron expedientes disciplinarios por no estar trabajando, según su director, Gustavo Batres. Sin embargo, Mario Cordón, presidente del Colegio Médico, calificó de ilegal y antiética la medida y advirtió que el gobierno no puede despedir a los facultativos porque está emplazado por los huelguistas. Los directores de los hospitales también se negaron a firmar las actas levantadas contra 17 médicos, entre ellos dirigentes del paro como Eddy Morales, Carlos Fajardo, Manuel Lagos y Sergio Morales. Según los galenos, esta medida no los amedrentará y seguirán adelante con la protesta hasta que el gobierno cumpla sus compromisos de abastecer los centros asistenciales. El conflicto comenzó el 9 de junio cuando los residentes iniciaron un movimiento de protesta progresivo por la falta de medicamentos, como antibióticos y antihipertensivos, y las malas condiciones en los salones de operaciones. Después de 48 días los facultativos depusieron la huelga tras alcanzar un acuerdo con el gobierno, que se comprometió a abastecer de inmediato los hospitales y enviar al Congreso una iniciativa para autorizar la compra urgente de equipos. Luego de dos semanas las promesas no se han cumplido y los galenos se lamentan de "la deficiencia de la capacidad de compra y ejecución de lo solicitado por parte de las autoridades". El presidente de Guatemala, Oscar Berger, advirtió a los médicos de que serían despedidos si no levantan el paro que iniciaron hace dos días, por segunda vez, en demanda de medicinas e instrumentos quirúrgicos. Los facultativos se quejan de que no tienen suficientes medicinas y equipos para trabajar y atender adecuadamente a los pacientes. Más de cinco millones de guatemaltecos dependen de los servicios en los hospitales públicos, la mayoría de ellos de escasos recursos. En Guatemala hay 44 hospitales públicos en los que trabajan unos 3.600 médicos.

Descarga la aplicación

en google play en google play