Escúchenos en línea

Carnaval panameño genera costoso jolgorio, deudas y riesgos

Prensa Latina. Desde Ciudad de Panamá. | 2 de Febrero de 2008 a las 00:00
Los carnavales de Panamá sueltan amarras este sábado al tradicional apetito de jolgorio y placer, excitado por una eficaz maquinaria de caros artistas extranjeros, bailes, comidas y bebidas, a riesgo de endeudarse para todo el año. Tras la coronación de la reina del Carnaval de Panamá 2008, Liseth Díaz, en una noche de fuegos artificiales, la tarima principal fue ocupada por la rapeadora Ivy Queen, el dúo femenino La Factoría, Eddy Lover, Samy y Sandra, y Oscar de León. Solo en ese show, las arcas del Estado desembolsaron más o menos un cuarto de millón de dólares, según las tarifas anunciadas por la Junta de Carnaval, que invirtió este año unos tres millones de dólares con la vista puesta en multiplicarlos varias veces. Entre los otros artistas que llegaron a hacer su zafra figuran Tito El Bambino, La India, Gilberto Santa Rosa y Johnny Ventura, quienes cobran entre 25 mil y 70 mil dólares por actuación. A pesar de que el gobierno paga a los artistas, los bailadores deberán desembolsar cinco dólares por entrar a los toldos, como se llaman aquí a los escenarios para ver y oír a solistas y grupos musicales, destacó este sábado el diario Panamá-América. Los asiduos a fiestas recuerdan que el año pasado las entradas costaban tres dólares, pero con tal de divertirse muchos gastan todo lo que tienen, empeñan prendas y bienes a riesgo de nunca recobrarlas, y otros asaltan y roban amparados en el desorden. En la actualidad, Panamá cuenta con 240 casas de empeño registradas, que mueven un volumen de préstamos anuales de alrededor de 70 millones de dólares, según un estudio de la Asociación de Entidades Prendarias. Al respecto el diario La Prensa recomendó a los panameños ser más sensatos en el uso del dinero, cuando tienen a la vista los gastos del próximo curso escolar o nuevas alzas en los alimentos.

Descarga la aplicación

en google play en google play