Expresidente salvadoreño confiesa que donó dinero público a Arena

San Salvador. Agencia PL. | 10 de Agosto de 2018 a las 11:56

El derechista partido Arena intenta este viernes desligarse del expresidente salvadoreño Antonio Saca, quien recientemente confesó que donó a la formación oligárquica millones de dólares robados al erario público.

Saca, quien compaginó la presidencia de Arena y de la República de 2004 a 2009, admitió en juicio los delitos de peculado y lavado de dinero a cambio de una condena menor, pactada con el fiscal general Douglas Meléndez.

Sin embargo, en el tribunal dijo lo que quería la Fiscalía General de la República y mucho más, como el uso de fondos reservados de Casa Presidencial para favorecer a allegados, empresas y al partido Arena. En un extenso informe, Saca admitió que aprovechó las deficiencias en la contraloría de la Corte de Cuentas para el manejo de los fondos, política heredada del presidente anterior, el también arenero Francisco Flores.

De hecho, Flores murió repentinamente y en circunstancias oscuras cuando era procesado por delitos de corrupción, en particular por destinar a Arena un millonario donativo de Taiwán para las víctimas del terremoto de 2001.

Según la confesión firmada, Saca entregó 7.6 millones de dólares a Arena, partido que lo responsabilizó de la derrota en las presidenciales de 2009, y lo expulsó de sus filas.

Para enmascarar el desfalco, Saca se valió de testaferros y empresas, compró terrenos e inmuebles, y pagó sobresueldos que oscilaban entre los cinco mil y los 10 mil dólares mensuales a todo su gabinete.

En total, la Fiscalía acusa a Saca orquestar una red que malversó 301 millones de dólares, de los cuales apenas devolverá 25 millones, pues el ministerio público se declaró incapaz de localizar el resto.

La sociedad salvadoreña reaccionó airada ante la pérdida de 276 millones de dólares, así como por la negociación de una sentencia que pudo ser más severa y profundizar en las raíces de la corrupción institucional.