Escúchenos en línea

10 sacerdotes ticos han sido denunciados por abuso sexual en los últimos años

San José. Agencias. | 21 de Agosto de 2018 a las 17:35

Desde el 2001, 10 sacerdotes han sido denunciados ante la Curia Metropolitana de Costa Rica por abusos sexuales, según datos brindados por el presbítero Rafael Ángel Sandí, canciller de la Curia.

De estos diez sacerdotes, seis han sido separados de sus funciones dentro de la Iglesia Católica, es decir, se les expulsó del estado clerical. Otros cuatro procesos están pendientes de resolver, a lo interno de la Iglesia.

“Desde el 2001 para acá (…) hay seis casos concluidos, procesos que ya terminaron, que se les dimitió, se les dio la expulsión del estado clerical”, dijo Sandí a CRHoy.com.

De los cuatro casos pendientes se derivan seis presuntas víctimas, pues en la más reciente de las denuncias son tres hombres quienes acusan a un mismo sacerdote por supuestamente haberlos abusado sexualmente cuando tenían entre 13 y 14 años de edad.

Presuntas víctimas «participaban en la parroquia»

Según la más reciente denuncia un sacerdote de apellidos Víquez Lizano habría abusado sexualmente de tres hombres hace 20 años, cuando estos tenían entre 13 y 14 años. Según sus declaraciones, eran cercanos al sacerdote y “participaban en la parroquia” en la que estaba el cura.

“Eran cercanos a él. Algunos me imagino que también participaban de la parroquia. Incluso se da la situación de que el padre es trasladado de una parroquia a otra, por razones normales, y alguno de ellos incluso lo sigue. Entonces es como un proceso”, comentó Sandí. Las ubicaciones de las parroquias involucradas no se revelaron.

“Se da todo un desarrollo de amistad y demás, y en ese lapso que empieza la amistad es cuando ya se van a dar abusos”, relató Sandí, sobre las denuncias interpuestas contra Víquez, quien fungió como vocero de la Iglesia Católica en Costa Rica en temas de familia.

Este martes la Curia Metropolitana informó que trasladó la denuncia contra Víquez a la Santa Sede, quien podría obtener como sanción máxima la expulsión del estado clerical. Debido a la legislación costarricense, estos casos ya no podrán ser tramitados por la vía penal.

La ley establece que los delitos de esta naturaleza cometidos contra personas menores de edad prescriben 10 años después de que la persona ofendida cumpla su mayoría de edad, es decir, a los 28.

Actualmente las presuntas víctimas tienen entre 33 y 34 años, por lo que los expedientes no se podrían abrir.


Descarga la aplicación

en google play en google play