Antorchas y manifestaciones animan festejos patrios en Guatemala

Ciudad de Guatemala. Agencia PL. | 14 de Septiembre de 2018 a las 08:38

Miles de antorchas de Independencia serán encendidas este viernes en El Obelisco, de donde partirán los guatemaltecos hacia distintas zonas de esta capital, municipios aledaños, departamentos e incluso a otros países de Centroamérica.

La tradición nació en la década del 40, forma parte de los festejos patrios, y ocurre este año en medio de una efervescencia social marcada por tres días seguidos de manifestaciones ciudadanas.

Desde ayer, el fuego patrio comenzó a verse por las principales avenidas en manos de estudiantes y trabajadores para estimular el fervor patriótico y reproducir el recorrido que hicieron los jinetes para llevar a todos los rincones del país la noticia de la firma del Acta de la Independencia, en 1821.

Serán aproximadamente 25 mil movimientos de antorchas, advirtió Amílcar Montejo, intendente de la Policía Municipal de Tránsito (PMT) de la ciudad de Guatemala, lo cual equivale a un gran caos vehicular, muy superior al infierno diario que se vive en los horarios picos.

Más aún cuando este viernes se dio permiso de descanso en los establecimientos públicos para que las personas puedan participar en el amplio programa de actividades cívicas.

Los agentes del tránsito piden a los corredores desplazarse solo en el carril derecho, permanecer en grupo durante el recorrido y mantenerse hidratados, pues algunos deben cubrir largas distancias.

Pero las antorchas tendrán acompañamiento, pues desde el Obelisco partirá poco después del mediodía una primera manifestación convocada por la organización universitaria Usac es Pueblo para expresar su descontento con el presidente Jimmy Morales y en respaldo a la lucha anticorrupción.

De acuerdo con el cronograma divulgado por el Comité Permanente de las Fiestas Patrias 2018, a las 17:00 hora local tendrá lugar un acto en la Catedral Metropolitana para una hora después proceder a la izada de la Bandera Nacional en la Plaza de la Constitución, en el corazón del centro histórico.

Los estudiantes de la estatal Universidad de San Carlos estarían llegando a esa misma hora al emblemático sitio, principal escenario de las protestas ciudadanas desde 2015.

El pasado año, incidentes violentos impidieron a los cadetes de la Escuela Politécnica izar la insignia patria, ante lo cual Morales decidió suspender el desfile cívico del 15 de septiembre.

Entre el 11 y el 15 de ese mes fue evidente el descontento popular, primero ante la decisión mayoritaria del Legislativo de no retirarle la inmunidad al Presidente para investigarlo por supuesto financiamiento electoral ilícito, y días después, por maniobras de un grupo de diputados para modificar decretos relacionados con las condenas por ese delito.

La correlación de fuerzas a favor del gobernante y su partido Frente de Convergencia Nacional-Nación fue sintetizada como Pacto de Corruptos, un término que este año y en fecha parecida vuelve a la palestra pública con fuerza.

Entonces la crisis política, social e institucional tuvo como detonante la proclamación como persona no grata de Iván Velásquez, el jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y el intento de expulsarlo del país.

Este 15 de septiembre, la polarización de fuerzas parte de la decisión de Morales de finalizar el mandato de la Cicig después de 12 años de combate a la corrupción, impedir la entrada de Velásquez y, por segunda vez, tener un antejuicio en el Congreso por financiamiento electoral ilícito.