Escúchenos en línea

«No queremos más represas y minas», claman salvadoreños

San Salvador. Agencia AFP. | 12 de Febrero de 2008 a las 00:00
Habitantes de diferentes comunidades del norte de El Salvador pidieron este martes al presidente Elías Antonio Saca cambiar su decisión de permitir la construcción de represas hidroeléctricas y la explotación de la minería metálica, por el "grave daño" al medio ambiente. Los pobladores de las zonas afectadas en los departamentos de Chalatenango, San Miguel, Cabañas y Santa Ana, se concentraron en la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES), para dar a conocer la carta dirigida a Saca. "No queremos que hagan las represas ni que sigan trabajando en la minería. Sabemos que esto trae muerte para nuestra gente", declaró el sacerdote Antonio Carballo acompañado de pobladores de San Antonio del Mosco, 170 km al noreste de San Salvador, en el departamento de San Miguel, donde se construirá la represa hidroeléctrica de El Chaparral. Según el sacerdote Carballo, la población de San Antonio del Mosco "está dispuesta a luchar hasta las últimas consecuencias", a la vez indicó que "si el gobierno quiere masacrar a nuestro pueblo tendrá que masacrar también a los pastores de la zona porque estamos con ellos allí y vamos a seguir luchando". En tanto, el campesino Miguel Angel Fuentes, de la comunidad de San Francisco El Dorado, en el departamento de Cabañas, donde una empresa canadiense busca explotar una mina de oro, deploró que los partidos de derecha busquen aprobar un proyecto de ley para legalizar esa industria "dañina". Según los afectados, la urgencia de construir represas es para generar energía para "destruir" las montañas del norte de El Salvador, pero que además "contaminarán" las cuencas hidrográficas de los ríos Lempa, Grande de San Miguel y Goascorán, los principales del país. Los representantes de las comunidadades denunciaron además la decisión gubernamental de construir la represa de El Chaparral sobre el río Torola y luego serán las de El Cimarrón y el Tigre sobre el río Lempa y otras dos en el río Paz en la frontera con Guatemala. "Los pocos agricultores que todavía trabajamos la tierra nos veríamos obligados a emigrar, engrosando las filas de los miles de salvadoreños errantes y desempleados en nuestra tierra", consigna la nota dirigida al mandatario. Los pobladores también rechazan la construcción de la llamada carretera Longitudinal del Norte, que cubrirá todo el país, y el relleno sanitario en la comunidad Cutumay Camones, en el departamento de Santa Ana, oeste del país. Tras indicar que existen otras formas de generar energía, los delegados de las comunidades piden a Saca detener los proyectos de las represas hidroeléctricas, la minería metálica y los rellenos sanitarios sobre mantos acuíferos. Las autoridades salvadoreñas han otorgado 29 licencias para exploración minera, en un país de 20.742 km2 y 5,8 millones de habitantes, con una densidad de población de 280 personas por Km2, una de las más altas del continente.

Descarga la aplicación

en google play en google play