Escúchenos en línea

CSJ protege a jueces corruptos en El Salvador

San Salvador. Agencia ACAN–EFE. | 15 de Febrero de 2008 a las 00:00
La Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador decidió mantener el fuero constitucional a dos jueces acusados por la Fiscalía de corrupción, mientras que determinó que otro sea procesado penalmente. En reunión de la Corte Plena, celebrada el jueves, los jueces de la ciudad de Santa Tecla, David Posada Vidaurreta y Luis Reyes Deras, recibieron el apoyo de 10 de los 15 magistrados para mantener su fuero constitucional. A la reunión no asistieron dos magistrados, mientras que otros tres, entre ellos el presidente Agustín García Calderón, se abstuvieron de votar. Por su parte, el juez de paz de la ciudad central de Apastequepe, Roberto Antonio Ramírez, sí será procesado por los delitos de cohecho propio y concusión, ya que la Corte determinó que hay pruebas suficientes para retirarle el fuero. Según la Fiscalía, Ramírez supuestamente cobró sobornos a trabajadores para mantenerles su empleo en el tribunal. La CSJ dejó pendiente para otra sesión el caso de la jueza de vigilancia penitenciaria, Astrid Torres. Según informes de prensa, los magistrados que apoyaron retener el fuero de los dos jueces dijeron que existió "disparidad de criterio" en cuanto a la interpretación y la aplicación de la ley que señala la Fiscalía. El fiscal general, Félix Garried Safie, presentó a mediados de enero una petición de desafuero a la Corte en contra de los cuatro jueces por el delito de prevaricato (aplicación arbitraria de la ley cuando existen evidencias probatorias de delito). Según el funcionario, la jueza de Vigilancia Penitenciaria es acusada de haber decretado, en febrero de 2006, libertad para un condenado a diez años de cárcel por homicidio tres meses después de haber sido impuesta la sentencia en juicio. Los informes señalan que la jueza aplicó su resolución con base en un Código Penal ya derogado, el cual permitía disminuir las condenas de prisión restando el tiempo que el imputado había permanecido detenido antes de ser vencido en juicio. Por su parte, Deras es cuestionado por haber dejado en libertad, en agosto de 2005, a tres acusados de falsificar dinero; mientras que Posada es señalado de liberar a una banda de contrabandistas de queso. Entretanto, el juez que será procesado es acusado de haber "recibido sobornos en más de una ocasión", según ha sostenido el fiscal general. La acusación contra los jueces motivó, el 30 de enero pasado, una marcha por las calles de San Salvador que convocó a más de medio millar de sus compañeros para pedirle a la Corte que defendiera la independencia judicial en el país.

Descarga la aplicación

en google play en google play