Ticos en alerta por lluvias asociadas a ondas tropicales

San José. Agencia | 12 de Octubre de 2018 a las 11:15

Costa Rica amanece este viernes bajo diferentes alertas debido a las fuertes precipitaciones asociadas a la onda tropical número 40 de la presente temporada lluviosa, que motivaron un llamado a la población a incrementar las medidas preventivas.

En su más reciente informe, el Instituto Meteorológico Nacional refiere que las lluvias continuarán este viernes y para el fin de semana se espera la llegada de la onda tropical número 41, con sus respectivas precipitaciones sobre los ya anegados suelos de diferentes zonas del país.

Debido a la primera onda tropical, la Comisión Nacional de Emergencias (CNA) elevó este jueves el estado de alerta verde (informativa) a amarilla (preventiva) en el Pacífico Central y Pacífico Sur por los cerca de 130 reportes de inundaciones, principalmente en el Sur, aunque también en menor cantidad en el Central y áreas muy puntuales del Valle Central.

La CNE advierte que aún persisten la alerta amarilla para los cantones La Cruz, Santa Cruz, Nicoya, Hojancha, Nandayure y Puntarenas, así como la Roja para los distritos Cóbano, Paquera, Lepanto, Pitahaya, El Roble y Puntarenas centro, producto de las afectaciones causadas la semana pasada por las intensas precipitaciones asociadas a un sistema de bajas presiones, que más tarde se convirtió en el devastador huracán Michael.

Precisamente, el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, constató este jueves los daños ocasionados por las intensas lluvias de la semana anterior en la Península de Nicoya, en la provincia de Guanacaste, al realizar un sobrevuelo de esa zona.

'Vimos una condición bastante saturada de los cauces de los ríos y de la tierra en la montaña. Además, observamos que los principales ríos como San Rafael, Grande, Guarial han tomado otros cauces y han afectado cultivos. Por eso la presencia del Ministerio de la Agricultura y Ganadería en esta gira', apuntó el mandatario.

Casa Presidencial precisó que Alvarado pudo observar los deslizamientos de tierra en la parte alta de las montañas cerca de las comunidades, así como el estado del puente sobre el río San Rafael y el río Guarial que afectó Paquera, el distrito costarricense más impactado por el sistema de bajas presiones.

Tras el sobrevuelo, en el estuvo acompañado por el geólogo de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) Julio Madrigal, el presidente tico participó en una sesión de trabajo con los integrantes del Comité Municipal de Emergencias Peninsular, efectuada en la estación de Bomberos de Paquera, donde se mantiene el Centro de Coordinación de Operaciones.

Al hacer el balance de los daños, el presidente de la CNE, Alexander Solís, indicó que fueron afectadas 240 comunidades de 20 cantones con diferentes grados de intensidad, de leve a grave, donde el mayor impacto lo sufrieron las comunidades de la Península de Nicoya.

Refirió que solo quedan dos albergues con aproximadamente 100 personas que están recibiendo asistencia y explicó que de manera paralela valoran las necesidades pendientes por resolver, así como ayudan a la población en la recuperación de los daños.

La ministra de Desarrollo Humano y presidenta ejecutiva del Instituto Mixto de Ayuda Social, María Fullmen, señaló que avalaron 300 millones de colones (unos 509 mil dólares) para atender la emergencia.

Ante el mantenimiento de las condiciones típicas de octubre, la CNE llamó a la población a estar vigilante, en especial a los residentes en zonas vulnerables a inundaciones por saturación de alcantarillado, ante el aumento del caudal en ríos y quebradas.