Escúchenos en línea

Obreros panameños advierten que su lucha continúa

Ciudad Panamá. Agencia ACAN–EFE. | 16 de Febrero de 2008 a las 00:00
El máximo líder del sindicato panameño de la construcción, Genaro López, anunció el sábado que la próxima semana continuarán con sus protestas callejeras para lograr la aprobación de un reglamento de seguridad en ese sector profesional. López indicó que mañana realizarán una vigilia, tras una reunión de dirigentes del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares (SUNTRACS), protagonistas de violentos choques con la policía esta semana. Los disturbios dejaron un muerto, una veintena de heridos, más de 700 detenidos y millonarias pérdidas económicas, según fuentes oficiales, sindicales y empresariales, que se iniciaron en la ciudad caribeña de Colón, donde el martes murió un dirigente del SUNTRACS al recibir un disparo por la espalda propinado por un policía. López explicó que la vigilia la celebrarán en la Basílica Menor de Don Bosco, en el centro de la capital, y a primera hora del lunes continuarán repartiendo cuartillas con sus demandas en las principales avenidas de la capital, pero advirtió que, si son hostigados por la policía, responderán "a las provocaciones". "Queremos que la policía se retire de los proyectos, y de los lugares donde distribuiremos las volantes, que dejen de estar provocándonos", reiteró Genaro López, secretario general del SUNTRACS. Agregó que el martes "todos los dirigentes" del sindicato, con unos 40.000 miembros, según ellos, viajarán a Colón para participar en el sepelio de su colega Al Iromi (Airomi) Smith, muerto en un confuso incidente con fuerzas policiales. La Personería Tercera de Colón ordenó el jueves pasado la detención del policía Eliseo Madrid, miembro de la división de la Policía Nacional (PN) conocida como "Los Linces", a quien acusó de homicidio doloso por la muerte de un disparo de Smith. Además de Madrid, la misma instancia de investigación ordenó la citación judicial, cada quince días, a otro agente policial identificado como Marcos Pérez, a quien también se le vincula con este caso. La muerte del dirigente obrero desató una ola de violentas protestas en todo el país entre sus compañeros del sector, que colapsaron las principales vías terrestres de comunicación y concluyeron con más de 700 detenidos y una veintena de heridos, entre ellos nueve policías. En agosto pasado los obreros Osvaldo Lorenzo y Luis Antonio Argüelles, también del SUNTRACS, murieron en enfrentamientos con integrantes de otro sindicato, del mismo sector, y la policía. El sindicato marchó el jueves hasta la sede de la Presidencia del país para solicitar la destitución del ministro de Gobierno y Justicia, Daniel Delgado y del director de la Policía, Rolando Mirones, a quienes responsabiliza de la mala gestión de estas crisis. Ayer López se reunió con el ministro de Trabajo, Edwin Salamín, y la patronal del sector de la construcción, y luego de diez horas de diálogo el gobierno anunció que el lunes próximo firmará el decreto que establece un reglamento de seguridad exigido por el SUNTRACS dentro de su pliego de peticiones. El 5 por ciento del reglamento no ha sido consensuado por las partes, pero Salamín dijo que el gobierno expedirá el reglamento completo, tomando en cuenta los argumentos de ambas partes. Genaro López adelantó que el próximo sábado se reunirán en la capital los dirigentes sindicales y del movimiento popular a nivel nacional para analizar la situación conflictiva, y que, en el caso de SUNTRACS, las bases han autorizado a la directiva a convocar una huelga nacional si lo considera pertinente.

Descarga la aplicación

en google play en google play