Escúchenos en línea

Operación Milagro devuelve la vista a guatemaltecos

Guatemala. Agencia Prensa Latina. | 19 de Febrero de 2008 a las 00:00
En el oriental departamento de Jalapa, a 170 kilómetros de la capital guatemalteca, funciona desde hace un año un moderno hospital oftalmológico donde a diario son atendidos decenas de pacientes, en su mayoría indígenas. El centro, que lleva el nombre del prócer cubano José Martí, abre sus puertas a las 7:00 de la mañana y recibe a personas no sólo de esa región, sino también de los vecinos Jutiapa, Chiquimula o Zacapa, o de otros sitios más alejados. “Ya llevamos un año aquí y a medida que va pasando el tiempo más personas se van enterando de nuestra presencia y vienen de hasta lugares muy remotos”, afirma la doctora Tania Fernández, una de las cirujanas. El proceso es rápido y sin costo alguno. Los pacientes son atendidos por un oftalmólogo, luego se le practican exámenes de sangre y estudios de refracción, y de ahí son evaluados por un clínico, antes de la intervención quirúrgica. Después de la operación son ingresados de dos a tres días, dependiendo de la enfermedad que padecían, y reciben asistencia, medicamentos y alimentación gratuitos. Este año, debido a la gran afluencia de personas, fue necesario inaugurar otro alojamiento de dos pisos, con 30 camas, lo cual aumentó a 60 la capacidad de ingresos. El centro cuenta con dos posiciones quirúrgicas y en él se pueden realizar hasta 50 intervenciones diarias, sobre todo de carnosidades y cataratas. “Ahora estamos haciendo entre 10 y 15 operaciones de cataratas al día y esperamos aumentar la cifra ya que esta es la principal causa de ceguera prevenible en el mundo”, declaró el cirujano Manuel Alonso Montalbán. La enfermedad degenerativa, que provoca la opacidad del lente intraocular, está asociada muchas veces a la diabetes, a la retinosis pigmentaria, e incluso, a problemas traumáticos, como golpes que provocan un movimiento brusco del cristalino. “Experiencias hemos tenido muchas, porque hemos estado en otros países, pero debemos señalar que el guatemalteco es muy agradecido y eso nos conmueve y ayuda a seguir adelante con nuestro trabajo”, afirmó Montalbán. María Anita Osuna, una anciana de Moyuta, que llevaba dos años ciega dio gracias a los doctores y al presidente Fidel Castro por permitirles volver a mirar. “Mire seño, yo le voy a hablar de Asunción Mita. Nosotros somos de una asociación de jubilados y allá han beneficiado ni tengo idea de a cuánta gente”, declaró, por su parte, Julio César Peralta Teo. Interrogado por Prensa Latina sobre la atención médica expresó: “Es excelente y eso es parte, creo yo, de la visión de un médico, porque a veces sólo con el trato que le dan a uno empieza la curación”. Peralta Teo se siente feliz porque recuperó su visión, ya puede leer y ver de nuevo lo maravilloso del mundo. La Asociación de Jubilados de Asunción Mita envió un reconocimiento al presidente Fidel Castro por ser el impulsor de esta grandiosa obra. El centro de Jalapa y el José Joaquín Palma, en el norteño departamento de Alta Verapaz, han operado en total a más de 13 mil 600 pacientes y este año se pretende superar la cifra de 27 mil 600, informó el coordinador de la Brigada Médica, José Ramón Ruiz. También se prevé abrir en breve otro hospital similar en el occidental departamento de San Marcos, establecer centros quirúrgicos móviles en Nebaj, Poptún o Sayaxché, y ampliar el tratamiento a otras enfermedades, como glaucoma y estrabismo. La meta es declarar áreas, regiones y departamentos de Guatemala como zonas libres de ceguera prevenible. Todo ello forma parte de la Operación Milagro, un programa humanitario impulsado por Cuba y Venezuela con el objetivo de devolver a vista a millones de personas de escasos recursos en el mundo.

Descarga la aplicación

en google play en google play