Escúchenos en línea

Piden cadena perpetua a hondureño que mató a 8 personas

Tegucigalpa. Agencia ACAN–EFE. | 22 de Febrero de 2008 a las 00:00
El Ministerio Público de Honduras pedirá cadena perpetua contra el joven que asesinó a ocho personas esta semana, entre ellas seis miembros de su familia adoptiva, informó una fuente judicial. La fiscal Loany Alvarado dijo, en declaraciones publicadas este viernes por la prensa local, que Elías Lagos, de 20 años, fue acusado de asesinato seguido de robo contra tres de sus víctimas, pues sustrajo dinero del lugar del crimen, y de asesinato contra las otras cinco. La cadena perpetua es la sanción máxima que establece el Código Penal hondureño y está vigente desde 1998. Alvarado explicó que, según esa ley, "la pena cuando (el asesinato) va seguido de robo es de por vida, sería cadena perpetua" la que se aplicaría contra Lagos. Agregó que "esto lo vamos a solicitar en el momento oportuno", conforme avance el proceso contra Lagos, cuya audiencia inicial está prevista para la próxima semana. La fiscal apuntó que por los cinco casos de asesinato se solicitarán penas de 20 a 30 años de prisión. Por ahora, el Ministerio Público sólo ha pedido a un juzgado de Tegucigalpa que dicte auto de prisión contra Lagos para que éste siga detenido. Lagos ha confesado, en declaraciones a la prensa, que cometió el múltiple asesinato a machetazos, aunque no ha explicado claramente el porqué lo hizo. Entre la noche del martes y la madrugada del miércoles, Lagos mató a tres hombres en San Juan de Flores, 35 kilómetros al este de Tegucigalpa, y después a un matrimonio, dos de sus hijos y una empleada en la colonia Arturo Quesada, en la capital hondureña. El matrimonio, Holman Sandoval y Xiomara Nolasco, había adoptado a Lagos cuando éste era un niño de la calle. Dos de los hombres asesinados en San Juan de Flores, Elvin y Santos Sandoval, eran primos de Holman, y Lagos ha confesado que los ultimó en un negocio de éste, de donde se llevó dinero. Holman Sandoval se dedicaba al comercio de productos lácteos. Además del matrimonio y dos hijos, Lagos mató a su empleada doméstica, Dania Vílchez, en Tegucigalpa, y su tercera víctima en San Juan de Flores fue el estudiante Johan Alejandro Herrera. Lagos será sometido a evaluaciones siquiátricas con el fin de establecer si padece trastornos mentales, según fuentes policiales. Las autoridades han establecido que Lagos actuó solo y que al momento de cometer los asesinatos no estaba ebrio ni drogado. Las ocho víctimas fueron sepultadas el jueves.

Descarga la aplicación

en google play en google play