Escúchenos en línea

Colom saca las garras y dice que campesinos son terroristas

Ciudad Guatemala. Agencia AFP. | 24 de Febrero de 2008 a las 00:00
El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, afirmó este domingo que "no negociará con terroristas", al referirse al grupo de campesinos que mantuvo retenidos a 29 policías durante 33 horas en la aldea Creek Maya, en Livingston, Izabal (norte). "He sido enfático desde el primer día, que el gobierno no negocia con ilegalidades, el secuestro de policías es secuestro y cuando hay más de cinco secuestrados es terrorismo. Yo no me siento con gente que toma acciones ilegales", afirmó Colom a radionoticieros locales. Un total de 29 agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) fueron mantenidos como rehenes por más de 1.500 pobladores de 26 comunidades del municipio caribeño de Livingston entre el jueves y viernes último, para pedir la legalización de tierras y exigir la liberación de su líder, Ramiro Choc, capturado el 14 de febrero acusado de de usurpación, robo y detención ilegal. Los agentes fueron liberados luego de la intervención de la Procuraduría de Derechos Humanos y el compromiso del gobierno de sentarse a negociar para buscar una solución a la legalización de tierras en Livingston. Sin embargo, las primeras pláticas no dieron ningún resultado y según los campesinos, el diálogo fracasó y se rompió porque no hay respuestas a sus demandas. "Mi gobierno está abierto al diálogo, aunque si buscan llegar a la mesa por medio de presiones no van a ser aceptados", refirió el mandatario guatemalteco. En ese sentido, el presidente de Guatemala asegura que su gobierno no es el que tiene que liberar a Choc, porque es un asunto de los tribunales de justicia. Colom dijo que al menos cinco de los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) que permanecieron retenidos contra su voluntad iniciaron acciones legales contra los campesinos. Las declaraciones de Colom son opuestas a las del vicepresidente Rafael Espada el sábado, que sostuvo que las negociaciones con los campesinos, que ahora demandan la legalización de las tierras que usurparon, continuarían tras la liberación de los agentes. Los campesinos han advertido con adoptar nuevas medidas de presión si sus demandas no son atendidas. Luego de la retención de los agentes y su posterior liberación, las autoridades decidieron cerrar de forma temporal la subcomisaría en Livingston, según lo anunció ayer el vicepresidente Rafael Espada. El dignatario elogió ayer la actitud que asumieron los policías al optar por ser rehenes de los campesinos en lugar de iniciar un enfrentamientos.

Descarga la aplicación

en google play en google play