Escúchenos en línea

En Costa Rica, los ladrones prefieren robar las Iglesias Católicas

San José. Agencia AFP. | 24 de Febrero de 2008 a las 00:00
Las iglesias católicas de Costa Rica se han convertido en blanco constante del hampa, que se lleva desde cálices de oro e imágenes antiguas de hasta 400 años hasta las alcancías con el dinero que dejan los fieles, denunciaron diversos sacerdotes en el diario La Nación el domingo. Los robos en los templos ocurren diariamente, pero la mayoría quedan impunes porque las denuncias no son presentadas ante las autoridades. "Todo lo que ven mal puesto se lo llevan", resumió el presbítero Aléxander Alfaro, en cuyo templo debieron instalar verjas para salvaguardar los bienes. Para contrarrestar las acciones de los ladrones, muchas iglesias en todo el país cuentan en la actualidad con vigilantes privados, cámaras de seguridad y alarmas. "Hay ladrones que solo buscan obras sacras de la iglesia. Nos roban para vender los artículos a los coleccionistas", lamentó el canciller de la Iglesia Católica costarricense, el cura Mauricio Granados. Varios de los sacerdotes consultados por La Nación enfatizaron que las iglesias antes eran muy respetadas por los ladrones, pero actualmente ingresan a robar como en las viviendas comunes. "Es lamentable ver cómo se ha perdido el respeto por los lugares sagrados. Hoy igual roban en una casa, un comercio o una iglesia", apuntó el presbítero Marcelo Araya, cura párroco en la ciudad de Alajuela, 24 km al noroeste de la capital.

Descarga la aplicación

en google play en google play