Escúchenos en línea

Iglesias piden abolir pena de muerte en Guatemala

Ciudad Guatemala. Agencia ACAN–EFE. | 26 de Febrero de 2008 a las 00:00
Las iglesias católica, evangélica, luterana y presbiteriana pidieron el martes abolir la pena de muerte en Guatemala y combatir la pobreza y la marginación que propician la violencia en este país centroamericano. En un pronunciamiento firmado por todas las iglesias, que integran el Concejo Ecuménico Cristiano de Guatemala, recomendaron sumarse a los países que han abolido la pena capital, por considerar que no es una solución a los problemas de violencia. "Podemos matar a todos pero el problema (de la violencia) va a continuar si no se cambian las causas estructurales que la provocan como la pobreza, la marginación y la degeneración de las personas", sostuvo en rueda de prensa el secretario general del Concejo, Vitalino Similox. Según el pronunciamiento de las iglesias, en Guatemala "hay un clima de inseguridad y violencia muy grande que aumenta el clima de desesperanza y frustración en la población". Sin embargo, apunta, "nos preocupa que se quiera manipular políticamente que la solución es aplicar de nuevo la pena de muerte como respuesta simplista a las demandas de justicia de la población". "Acudir a la pena de muerte como vía, supuestamente, para solucionar el problema de la violencia, es condenarnos a permanecer en un círculo vicioso porque no es un mecanismo de disuasión para frenar raíces históricas y estructurales", aseguran. Reconocen que ningún asesinato es justo y que la vida es un don que sólo Dios la puede quitar. De acuerdo con las iglesias, para frenar la ola criminal el Estado debe desmantelar el crimen organizado, iniciar procesos judiciales en contra de implicados en genocidios, combatir la corrupción en el sistema de justicia y la policía, terminar con la impunidad y desmilitarizar y eliminar las armas en manos de civiles. "Si aplicamos la ley del talión -ojo por ojo y diente por diente- en unos años tendríamos un país de ciegos", advierten. Similox dijo que las iglesias se han comprometido a promover los valores de la justicia, la paz y la dignidad humana, para hacer consciencia en la población para privilegiar la vida. El pasado 12 de febrero, el Congreso restituyó al presidente de Guatemala, Álvaro Colom, la potestad de otorgar o no el indulto a los reos condenados a muerte en su país. Colom ha asegurado que no dará el indulto presidencial y que respetará la decisión de los tribunales de justicia. "La justicia existe y se aplicará la ley", afirmó el mandatario el pasado 13 de febrero. En la actualidad un total de 41 presos están condenados a morir en Guatemala por la inyección letal, que sustituyó al fusilamiento en 1998.

Descarga la aplicación

en google play en google play