Escúchenos en línea

Salvadoreños: desmedidas ganancias de importadores

San Salvador. Diario CoLatino. | 28 de Febrero de 2008 a las 00:00
La crisis que atraviesan los salvadoreños por el alza de los precios de los alimentos podría disminuir si existiera un ente regulador, como el antiguo IRA (Instituto Regulador de Abastecimiento), expresó José Acosta, del Centro de Tecnología Apropiada (CESTA). Acosta considera que las causas fundamentales de la escasez de granos básicos y otros productos alimenticios se debe a la destrucción del ecosistema, así como al uso de la tierra para cosechar maíz para la producción de biocombustibles, en vez de utilizarla para producir productos de la canasta básica, léase maíz para tortilla, frijol y arroz, además de las verduras y hortalizas, entre otros. “Se tiene que implementar una política que ayude a reducir las ganancias desmedidas que obtienen los importadores de alimentos e implementar planes para eliminar los intermediarios”, agregó Acosta. Asimismo, se pronunció por la reactivación del Instituto Regulador de Abastecimientos (IRA), que sería como el principal ente que vigile que no exista acaparamiento y desabastecimiento. Además, que el Banco de Fomento Agropecuario (BFA), otorgue créditos blandos a pequeños agricultores. Por su parte, Mario Panigua, director del Llamado Mundial de Acción Contra la Pobreza, explicó que el encarecimiento de la canasta básica se debe a que no existe una “política y medidas adecuadas” por parte del Ministerio de Economía, en particular, y del poder Ejecutivo, en general. “Es un efecto cascada por el alza del combustible, y lo que más preocupa es que será un aumento permanente”, señaló. Edwin Trejo, asesor jurídico y miembro del equipo de investigaciones del Centro para la Defensoría del Consumidor, (CDC) no se explica como las familias salvadoreñas logran subsistir con el alto costo de la canasta básica. Una canasta básica que en otros países se cataloga como “canasta de indigencia”, que tiene un costo de 0.44 centavos de dólar por cada tiempo de comida en la zona urbana, y en la zona rural con 0.33 centavos. “Esta canasta básica, de acuerdo a los datos de la DIGESTYC, tiene 11 productos en la zona urbana y 9 en la zona rural. Aunado al salario mínimo no se cubre el costo de la canasta alimentaria urbana”, dijo Trejo. Para mayo de 2004, el costo de la canasta básica urbana era de $128.19, para enero de 2008 asciende a $159.90. Pero el “caso dramático” es el sector agropecuario que tenían que vivir con un salario mínimo de $74.10 y la canasta básica para ellos es de $93.29, y tienen un faltante de 19.19. Sin embargo, para noviembre de 2007 el faltante ascendió a $35.98. Para Trejo, el alto costo de la canasta básica se debe a los precios de los hidrocarburos en el país, seguido de la falta de seguridad alimentaria por el abandono al agro. De 1991 a la fecha, el agro se ha reducido, en el Índice del Producto Interno Bruto, en casi cuatro puntos, lo que demuestra la argumentación anterior. Este abandono al agro se ve reflejado en la importación de frijoles de Nicaragua, verduras de Guatemala y maíz de Honduras.

Descarga la aplicación

en google play en google play