Escúchenos en línea

Contrario a lo esperado, déficit fiscal tico disminuyó en 2018

San José. Agencia PL. | 21 de Enero de 2019 a las 18:49

El déficit fiscal en Costa Rica marcó seis por ciento en 2018, un 1,2 por ciento menor al pronosticado, hecho calificado este lunes por la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, un hito en las finanzas públicas.

En conferencia de prensa en el aeropuerto internacional Juan Santamaría, la titular de Hacienda atribuyó el resultado a las medidas en recaudación, contención del gasto y eficiencia, y a la aprobación de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

El pronóstico previo fijaba que el déficit fiscal de Costa Rica cerraría 2018 en un 7,2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y, en realidad, se ubicó en seis por ciento, suceso que Aguilar calificó de esfuerzo en el lado del gasto.

'Se revirtió la tendencia del déficit. Es el menor crecimiento histórico del gasto de los últimos 10 años. Es el esfuerzo en el lado del gasto el que nos permite tener estos resultados. Esto, pese al incremento de los intereses y la desaceleración en los ingresos', subrayó la ministra.

Precisó que el entorno adverso se debió a un menor crecimiento económico, la discusión de la reforma fiscal, una prolongada huelga y un contexto internacional menos favorable, que derivaron en menores ingresos y un aumento superlativo en la carga financiera, dificultando el financiamiento de las necesidades del período.

Tras reiterar el buen resultado del déficit fiscal el año anterior, Aguilar reiteró el compromiso del Gobierno de continuar con la estrategia de consolidación fiscal, dando énfasis tanto a la lucha contra la evasión, como la contención del gasto y a fortalecer la gobernanza fiscal.

Para enfrentar esos retos -señaló- resulta necesario contar con la aprobación del Proyecto de Eurobonos (para la emisión de deuda por seis mil millones de dólares) y financiamiento de multilaterales, con el propósito de mejorar el costo de los recursos, el perfil de la deuda y evitar el incremento de tasas de interés locales, producto de la alta demanda de recursos en el mercado doméstico.

De su lado, el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, -quien viaja ahora hacia Suiza para asistir al Foro Económico Mundial de Davos- afirmó que el objetivo final del saneamiento de las finanzas públicas es lograr sentar las bases de la reactivación económica que permitan la construcción de una sociedad más justa e inclusiva en beneficio de todos los costarricenses.

'Se esperaba que el déficit fuera de 7,2 por ciento, hoy Hacienda nos dice que fue un seis por ciento del PIB. Es 1,2 puntos porcentuales menos de lo que se esperaba. Aquí no estamos hablando de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas. Esto tiene que ver con las medidas administrativas de esta administración durante los primeros meses', dijo.

Entre las medidas impulsadas por el ejecutivo para reducir ese déficit estuvo el polémico proyecto legal de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, finalmente aprobado en diciembre pasado, no sin antes tener que superar un amplio rechazo popular y sindical, con una huelga general que se extendió por casi tres meses.

Los opositores consideran que los nuevos impuestos y medidas incluidos en la hoy Ley afectan sensiblemente a la clase trabajadora y a los más pobres del país.


Descarga la aplicación

en google play en google play