Escúchenos en línea

Crece violencia sexual en Guatemala

Ciudad de Guatemala. PL | 19 de Febrero de 2019 a las 13:47
Crece violencia sexual en Guatemala

Niñas entre cinco y nueve años de edad aparecen este martes como las principales víctimas de agresiones y violaciones sexuales, según el informe del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) al cierre de 2018 en Guatemala.

El documento alerta que en relación con 2017 el incremento fue de un 33 por ciento, y aunque la cifra preocupa, también es expresión de una cultura de denuncia que se va abriendo paso en una sociedad en extremo machista, destacaron expertos en el tema.

De acuerdo con el Inacif, las niñas representaron el 96 por ciento de los cinco mil 483 exámenes realizados a menores de 20 años de edad el pasado año, pero el alza se registró de cinco a nueve años.

A juicio de Sergio Logos, activista de la Comisión Pro Convención sobre los Derechos del Niño, el fenómeno refleja la vulnerabilidad de este grupo de población, pero no abarca el total de las víctimas.

'La cifra oculta en Guatemala ha de ser altísima, pues estos casos son solo los que generaron una denuncia en el Ministerio Público y entró al Sistema Judicial, que ordenó realizar los exámenes, o que el Ministerio de Salud refirió al Inacif', advirtió.

Una mayoría son abusadas por personas que viven bajo su mismo techo y las obligan a callar, denunció por su parte Carolina Escobar Sarti, de la Asociación La Alianza.

Escobar apuntó que si bien las mujeres representan el mayor número de agraviadas, en 2018 hubo 9,9 por ciento más de casos de hombres violentados que un año atrás.

Romper el círculo del silencio no ha sido fácil por miedo a demandar a un familiar (89 por ciento), por vergüenza o por patrones culturales, coincidieron.

En el año que concluyó se contabilizaron 102 reconocimientos médicos por delito sexual practicados a niñas menores de un año, y 284 entre uno a cuatro años, una triste realidad que impacta a nivel social y psicológico en cada una de estas pequeñas, recordaron.

Para que el Inacif realice el reconocimiento médico a personas que sufrieron agresión o violación sexual es preciso una orden de un juez o fiscal del Ministerio Público, además de requerir el consentimiento informado del padre, la madre o tutor.

Posteriormente se procede a entrevistar a la víctima para conocer su historia, hacer el examen médico forense y aportar pruebas de signos de violencia sexual, ya sea reciente o antigua.

En todos los casos, la denuncia tardía, más allá de tres a cinco días, dificulta obtener indicios que la fiscalía empleará para finalmente lograr la condena de los agresores.


Descarga la aplicación

en google play en google play