Escúchenos en línea

Guatemala vive una semana marcada por interrogantes electorales

Ciudad de Guatemala. PL | 16 de Marzo de 2019 a las 12:22

A horas del cierre de la primera fase del proceso eleccionario en Guatemala, la semana que este sábado concluye dejó 24 binomios presidenciales en competencia en medio de acusaciones mutuas y denuncias legales.

Con la proclamación el jueves último de los aspirantes del Partido Libre, las agrupaciones políticas pusieron todas sus cartas sobre la mesa a la espera de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) baje la banderola para el inicio de campaña, el lunes venidero.

Para llegar a este punto no han faltado renuncias, como la de Juan Carlos Eggenberger, de Visión con Valores, ante evidencias de violencia contra la mujer (su esposa), o el litigio de Zury Ríos (Valor) para figurar en las papeletas aunque constitucionalmente está vedada por ser hija de un exdictador.

Esta semana tanto partidos como ciudadanos se lanzaron en una carrera contrarreloj para registrarse ante el TSE, los primeros con sus fórmulas presidenciales, y los segundos, como constancia de su participación en los sufragios del 16 de junio.

La fecha para el cierre del empadronamiento será mañana a la medianoche, de ahí los esfuerzos del ente electoral en captar a 2,3 millones de personas que aún no lo han hecho y cuentan con el Documento de Identificación Personal, único requisito para el trámite.

De ellos, preocupa sobre todo un millón y medio de jóvenes entre 18 y 24 años que se muestran apáticos, y sería un grupo llamado al cambio del rumbo político en las urnas si los candidatos los convencen de que representan sus intereses, advirtieron analistas.

En cuanto a las fuerzas partidistas, entre los casos aún por solventar figura el representante de Fuerza, Mauricio Radford, quien técnicamente está fuera de la boleta después de que el Registro de Ciudadanos le retirara la acreditación que le había otorgado.

También en serio apuro se halla el presidenciable de Prosperidad Ciudadana, Edwin Escobar, quien no tiene la constancia de no tener cuentas pendientes con el Estado (finiquito), un documento de vida o muerte para proceder a la inscripción ante el Registro de Ciudadanos del TSE.

El tema de la validez del finiquito sobresaturó la cobertura mediática y seguirá dando de qué hablar la próxima semana, cuando procesos en curso tengan su veredicto.

Otro escándalo fue la presentación del Reglamento para entrevistas, foros y debates de los candidatos a cargos de elección popular, cuyo contenido excesivamente rígido, según medios de prensa y organizaciones civiles, constituía una afrenta a la libertad de expresión.

Debido a las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos de 2016, esta contienda electoral resulta en muchos aspectos novedosa, al punto que el propio TSE a veces no tiene idea de cómo hacerlas o en otros casos, peca de exageración, según expertos.

Sin embargo, intencionalmente lo que sí tienen claro es tratar de garantizar la equidad en cuanto a espacios publicitarios y financistas, algo que molesta a quienes tradicionalmente gastan millones en campaña anticipada y después, y ahora se ven un tanto maniatados con un techo fijo.

A tres meses de los comicios, preocupa también cómo se realizará el voto en el extranjero, otro proceso del que no se conoce mucho sobre su marcha (aplicación digital para el empadronamiento) ni cómo se ejecutará.

El panorama es bastante incierto aún, se asemeja al clásico juego infantil de tira y encoge, y es previsible que se acentúe mucho más ante tantos intereses en juego.

Viejos partidos con figuras recicladas luchan por permanecer, nuevos por posicionarse y una ciudadanía cansada de más de lo mismo como demostró una reciente encuesta de la firma Gallup-Guatemala.


Descarga la aplicación

en google play en google play