Escúchenos en línea

Arden dos casas en un barrio de Costa Rica

En Guachipelín de Escazú, San José. Diario Extra | 16 de Abril de 2019 a las 12:31

Un incendio dejó a dos familias sin casa la mañana de este lunes en Escazú, San José, específicamente 500 metros al norte de la escuela de Guachipelín.

El siniestro inició minutos antes de las 6 a.m. cuando la mayoría de los afectados todavía estaban dormidos.

Ronny La Touche, del Cuerpo de Bomberos, explicó que en total dos estructuras fueron consumidas por las llamas y una tercera resultó con daños en una pared que daba con el lugar donde inició el incendio.

“Fuimos llamados a atender fuego en dos estructuras las cuales están totalmente quemadas y una tercera parcialmente dañada. Hay una estructura al fondo que no presentó daños, son tres familias que se ven afectadas en este caso”, explicó.

Afortunadamente durante la emergencia no se reportaron personas afectadas. Incluso, sus moradores salvaron dos gatos que por poco y terminan calcinados.

En la escena fueron necesarias dos unidades extintoras del Benemérito, un tanquero, así como una ambulancia. Los apagafuegos tuvieron que ingeniárselas para llegar hasta el único hidrante que hay en la comunidad, el cual se ubica a unos 500 metros de donde inició el incendio.

Sobre las causas que pudieron iniciar las llamas La Touche dijo que se realizará una investigación para determinarlas.

Explosiones y humo

Fueron varias las explosiones y la humareda que desataron las llamas, lo que alertó a los moradores sobre el incendio y lo esto les permitió escapar antes de que las llamas los alcanzaran.

Yadira Mora Madrigal, de 70 años, y su hija Ariana León Mora, son parte de una de las familias que lo perdieron todo y se quedaron solo con la ropa que tenían puesta.

“Como a las seis de la mañana mi hija me alertó de que se estaba quemando la casa de a la par. Cuando vimos la gran cantidad de humo salimos huyendo para resguardarnos. No hubo tiempo de nada, yo abrí la puerta y salimos en pijamas”, contó la angustiada mujer.

De acuerdo con Mora Madrigal, luego de que su hija la alertara sobre el incendio lo primero que hizo fue fijarse afuera de la casa y en lo poco que vio le pareció que las llamas iniciaron en la sala de vivienda contigua.

Por su parte, María Luisa Zúñiga Cerdas, dueña de la casa en la que se quemó una pared, explicó que tres explosiones y la desesperación de sus gatos que corrían de un lado hacia otro, la alertaron del incendio.

“Escuché unos bombazos, probablemente al estallar unos cilindros de gas. Me di cuenta por los gatos que arañaban el techo. Esto me hizo pensar que algo estaba pasando. Me tiré abajo y le dije a mi hijo que se estaba quemando la casa”, agregó.

Su hijo Julio Salas Zúñiga detalló que tras poner a salvo a su mamá lo primero que hizo fue comenzar a echar agua en la pared para evitar que las llamas avanzaran.

“Yo comencé a tirar agua por un lado que se estaba quemando, se quemó toda la pared del lado del incendio, si yo no actúo en ese momento para comenzar a tirar agua se me quema”, sostuvo.

Se salvaron

Asustado por la emergencia José Alfredo Madrigal Agüero, lugareño, contó el susto que se llevó cuando le avisaron que había un incendio que podía arrasar con su casa.

Según explicó, él y su esposa estaban dormidos cuando alguien les gritó que salieran del inmueble.

“Salimos, yo bajé la cuchilla de los medidores para que no hubiera más peligro y ahí estaban los vecinos halando agua en unos baldes para aplacar un poco las llamas hasta que ya llegaron los bomberos. Gracias a Dios no pasó a más, yo estaba con mi esposa, mi casa no tuvo afectación”, narró.

Asimismo, Jaime Sánchez, otro vecino, cuya vivienda estuvo cerca de las llamas, explicó que como de costumbre se levantó a eso de las 5:45 a.m. y cuando abrió la puerta una nube de humo lo sorprendió.

En ese momento a Sánchez lo único que se le ocurrió fue despertar a los otros cuatro miembros de su familia y comenzar a gritarle a los vecinos para que salieran.

A como pudieron él y su familia sacaron varias pertenencias como ropa y un televisor.

Otro vecino que salió a ayudar fue Mario Taylor quien estaba lavando unos uniformes cuando escuchó una fuerte explosión.

“Abrí la puerta y ya estaba todo negro. Me asomé para ver qué era y vi las llamas. Llamé a los vecinos para que entre todos intentáramos de apagar el fuego, sin embargo, las llamas se extendieron rápidamente al ser una construcción de madera”, manifestó.

De acuerdo con la oficina de prensa del Cuerpo de Bomberos, en lo que va del 2019 ya se reportan 408 incendios de tipo estructural.


Descarga la aplicación

en google play en google play