Escúchenos en línea

Asesinan campesino antes que liberaran a turistas belgas

Ciudad Guatemala. Varias agencias. | 16 de Marzo de 2008 a las 00:00
Organizaciones campesinas denunciaron el domingo el asesinato de un labriego a manos de las fuerzas de seguridad, previo a la liberación, anoche, de cuatro turistas belgas que permanecieron secuestrados por más de 36 horas. Según medios locales, antes de la liberación de los seis rehenes se enfrentaron policías y campesinos, con un saldo de tres labriegos detenidos. El gobierno después del secuestro envió al lugar un contingente de 400 soldados y militares, al afirmar que iba a actuar con "firmeza". El Comité de Unidad Campesina (CUC) denunció por medio de un comunicado que durante una incursión militar en la comunidad de Ensenada Puntarenas, "fue ejecutado extrajudicialmente Mario Caal Bolon". Esta persona, según la denuncia, se encontraba junto a los campesinos Victoriano Cac Cus, Santa Isabel Solís Pajarito y José Rax, que fueron capturados por las fuerzas de seguridad, y posteriormente canjeados con los líderes de "Encuentro Campesino" por los turistas belgas que mantenían como rehenes desde el pasado viernes. "Con lujo de fuerza y con gases lacrimógenos ingresaron a la comunidad, intimidando a los habitantes para desalojarlos", señaló el CUC en el comunicado. Ricardo Gatica, portavoz del ministerio guatemalteco de Gobernación (Interior), desmintió la versión de los campesinos y aseguró que "las fuerzas que participaron en la búsqueda y liberación de los rehenes no iban armados". "No podemos aceptar esa versión porque nuestra gente no disparó en ningún momento, y porque el cadáver del supuesto campesino muerto no ha ingresado a ninguna morgue", precisó Gatica. Agregó que la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), que medió en la liberación de los turistas belgas, "tampoco ha confirmado esa versión, porque no existen indicios de que sea verídica". Los belgas identificados como Gabriel Van Huysse (64), Marie Paul Duboise (62), y los esposos Eric Stofferis (62) y Jenny Belaen (59), junto con los guatemaltecos, el guía turístico Mauricio Dubón y un lanchero, Leider Estrada, habían sido secuestrados el viernes por el grupo que dirige Choc. Los campesinos exigían al gobierno la liberación de uno de sus líderes, identificado como Ramiro Choc, quien se encuentra detenido desde el pasado 14 de febrero por delitos de usurpación, robo y detención ilegal. Fernando Barillas, portavoz de la Presidencia, dijo a Acan-Efe que el gobierno "esta dispuesto a dialogar con todos los grupos del país, pero sin que de por medio hayan medidas de hecho ni presiones de ningún tipo". Barillas aseguró que el gobierno "no puede asumir ningún compromiso con respecto a la liberación de Choc, porque ese es un asunto que compete a los tribunales de justicia" no al Poder Ejecutivo. Los turistas belgas, que según las autoridades se encuentran "sanos y salvos", serán trasladados a la capital guatemalteca por la vía aérea en las próximas horas, donde serán llevados a un centro médico privado para establecer sus condiciones de salud. "Les practicarán un chequeo médico y, posteriormente, viajarán a la capital, donde podrían ser recibidos en el Aeropuerto Internacional La Aurora por el embajador de Bélgica en Costa Rica. De ahí partirán a su país", dijo a la prensa el magistrado de conciencia, Sergio Morales. La liberación de los seis retenidos se logró a eso de las 23H00 locales (05H00 GMT de este domingo), y están en buen estado de salud, salvo un guatemalteco que presentaba síntomas de deshidratación, agregó. El secretario de Comunicación Social de la Presidencia, Ronaldo Robles, manifestó a la prensa su complacencia por la liberación de las seis personas retenidas: "Esperamos que, a partir de ahora, en el marco de la ley, se logre resolver la conflictividad de la región", puntualizó. "Así como el Gobierno pone condiciones, nosotros también. Queremos la liberación de Ramiro Choc a cambio de los extranjeros. Además, que el diálogo sea con alguien que tenga poder de decisión", había comentado la dirigente del grupo Juana Caal antes de la liberación. Diálogo evitó hechos nefastos en Guatemala El procurador de los Derechos Humanos de Guatemala, Sergio Morales, afirmó este domingo que la negociación para liberar a los retenidos, evitó "consecuencias nefastas". "La decisión de utilizar la fuerza marcó el rumbo de los acontecimientos. Si activaban estos mecanismos, las posibilidades de diálogo eran mínimas y solo quedaba esperar las consecuencias nefastas de este tipo de accionar", afirmó Morales en una entrevista en la página de internet del diario Prensa Libre. "Creo que la única manera en que se hubiera vuelto a dialogar era abrir los márgenes del rescate", agregó. Reconoció que le preocupó que "la desesperación estuviera llegando a ambas partes. Las fuerzas de seguridad comenzaron un operativo de rescate que fue prematuro y puso en riesgo a los rehenes, al no dar paso a una negociación que era, a mi juicio, lo más aconsejable". "Al no optar por esta vía (negociación) y empezar la operación, además de poner en riesgo la vida de los rehenes, que no se sabía en qué sitio estaban, se expuso a los guardias y a civiles desarmados", insistió el procurador.

Descarga la aplicación

en google play en google play