Escúchenos en línea

Panamá, acosado por redes del crimen organizado

Ciudad Panamá. El Imparcial.com | 16 de Marzo de 2008 a las 00:00
Vendettas entre bandas de narcotraficantes, sobornos a custodios carcelarios, escapes de contrabandistas de drogas, porosas fronteras terrestres, compra de favores judiciales o lavado de dinero: Panamá está sufriendo un intenso acoso de las redes del crimen organizado que envían cocaína de Colombia por Centroamérica a México y Estados Unidos. El Servicio Marítimo y el Ministerio Público de Panamá han detectado 34 rutas en los océanos Pacífico y Atlántico que son usadas por narcotraficantes mexicanos y colombianos para llevar droga a Estados Unidos y Europa. “Es una vergüenza que llevamos los panameños, porque la presencia física y organizacional de los narcomafiosos va en aumento”, dijo Miguel Antonio Bernal, catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá. “Los mafiosos disfrutan de prebendas que, por omisión o por comisión, reciben de distintos sectores estatales”, añadió, entrevistado por EL UNIVERSAL. “Hay complicidad de otros países, como Estados Unidos, Colombia, Ecuador o Venezuela, que conocen lo que sucede en Panamá pero miran hacia otro lado”, añadió. Tras un quíntuple asesinato de presuntos contrabandistas de drogas, la fuga de una cárcel panameña a finales de febrero del narcotraficante mexicano Porfirio Arévalo Cuevas, emisario del cártel de los hermanos Amezcua, con supuesta complicidad de oficiales, y el decomiso el pasado fin de semana de más de 2 mil 300 kilos, la situación panameña genera alarma regional. El múltiple crimen ocurrió cerca de Costa Rica. Pocas horas antes de ser deportado a Estados Unidos, Arévalo logró huir con la presunta ayuda de un policía y de dos oficiales carcelarios panameños, confirmaron fuentes oficiales del país. Un informe del Departamento de Estado estadounidense sobre narcotráfico alertó hace pocos días que por su desarrollada red de infraestructuras de transporte y por su ubicación, Panamá es uno de los principales países para el contrabando de drogas. Panamá, cuyos límites por tierra con Colombia y Costa Rica son catalogados por autoridades policiales centroamericanas como gigantescos e incontrolables “pasos ciegos” de armas de norte a sur y drogas de sur a norte, ha sido un santuario de mafiosos y de narcoguerrilleros en sus áreas selváticas. En los últimos días, Estados Unidos y Panamá han estado evaluando la opción de reforzar la seguridad en la zona fronteriza con Colombia, con tecnología moderna, se informó. El ministro panameño de Gobierno, Daniel Delgado, explicó que aunque Panamá no solicitó asistencia directa de Washington, sí le informó a Estados Unidos sobre los proyectos para establecer un Servicio de Frontera en el que el funcionario confía disponer del respaldo estadounidense. El territorio panameño está formado por gran número de islas, ensenadas y bahías con escasa vigilancia. Colombia ha advertido que el oriental Tapón de Darién, junto a suelo colombiano, es santuario de guerrilleros y narcotraficantes colombianos desde hace muchos años, como una de las zonas selváticas más espesas en América. Con un creciente mercado inmobiliario que mueve miles de millones de dólares desde principios de siglo y podría vulnerar los reforzados controles para detectar el blanqueo de capitales, Panamá sigue siendo una base para la legitimación de dinero. Fuentes oficiales han admitido que los controles bancarios dificultan lavar las ganancias de negocios ilícitos, pero que existen otras actividades que están fuera de la vigilancia financiera que permiten perder el rastro de dinero producto del narcotráfico. El Centro Bancario Internacional de Panamá fue utilizado por narcotraficantes para un masivo lavado de dinero en las décadas de 1970 y 1980.

Descarga la aplicación

en google play en google play