Escúchenos en línea

Precariedad de la vivienda en Guatemala regresa a palestra pública

Ciudad Guatemala. Prensa Latina | 9 de Noviembre de 2019 a las 13:30

El gobierno de Jimmy Morales busca actualmente variantes de solución para 120 familias afectadas por deslizamientos de tierra en el municipio de Villa Nueva, Guatemala, un tema que acaparó titulares la semana que concluye.

Morales tenía la esperanza de que el Congreso ratificara su declaratoria de estado de calamidad pública, el pasado lunes, pero este se negó a ratificarla primero con carácter de urgencia y, más tarde, tampoco prosperó en el orden del día semanal de los legisladores.

En declaraciones a la prensa, el secretario de Comunicación Social de la Presidencia, Alfredo Brito, dijo que se mantiene en pie la ayuda para los damnificados de las colonias Regalito de Dios, Nueva Esperanza y Ciudad Peronia, tras derrumbes de varias casas en la cúspide de una pendiente.

El tema generó amplia polémica toda la semana en la prensa, debido al intercambio de críticas entre el Ejecutivo y las autoridades ediles de Villa Nueva en cuanto a los responsables por la tragedia.

Vecinos de Regalito de Dios y Nueva Esperanza se niegan a desalojar el peligroso sitio, proclive a nuevos deslizamientos de tierra, a pesar de las advertencias de las autoridades de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

Ante la contingencia, optaron por llevarse las láminas de metal y lonas de sus precarias viviendas para armar un improvisado refugio en el graderío del campo de fútbol, a la espera de la ayuda prometida.

Morales dio instrucciones a las instituciones del gobierno para la implementación de protocolos de atención, apoyo, traslado y ubicación de una nueva urbanización para atender a las 120 familias afectadas. Sin embargo, varios núcleos se niegan a abandonar el asentamiento debido a que es el único lugar que tienen e, incluso, algunos todavía pagan por esos terrenos a pesar de sus pésimas condiciones.

Según la Conred, desde el año 2000 esos asentamientos estaban catalogados como de alto riesgo, ya que no deben existir viviendas en menos de 100 metros de distancia de los ríos y quebradas, como en el caso en cuestión, donde influye también la presencia de basureros clandestinos.


Descarga la aplicación

en google play en google play