Escúchenos en línea

Autoridades de EEUU deportan a acusado de masacre en Guatemala

Ciudad Guatemala. Agencias | 4 de Marzo de 2020 a las 11:57

Un exsoldado de las fuerzas especiales de Guatemala que en 1982 participó en una masacre que dejó al menos 200 muertos fue deportado a su país luego de haber cumplido una condena de diez años de prisión en Estados Unidos.

Gilberto Jordán, de 64 años, había sido sentenciado en 2010 por haber mentido sobre la masacre de Dos Erres, en el departamento norteño de Petén, en los documentos que presentó para naturalizarse como estadounidense en 1996. En aquel momento el juez federal también le quitó la ciudadanía de Estados Unidos.

El Departamento de Inmigración estadounidense dijo en un comunicado que, según los documentos de la Corte, Jordán negó haber servido en el ejército o haber cometido algún crimen.

Jordán juró como ciudadano estadounidense en 1999.

Hilda Pineda, jefa de la fiscalía de derechos humanos que acusa a Jordán, confirmó a The Associated Press la deportación y detención. Agregó que ha sido enviado ante la juez que lleva la causa para que le haga saber el motivo de su detención y agendar su primera audiencia.

Según Pineda, Jordán era un kaibil, como se conoce localmente a los miembros de la élite militar. “Él participó directamente en los hechos”, aseguró.

En mayo de 2010, Jordán fue arrestado en Palm Beach, en el sur de la Florida, por haber ocultado su condición de miembro del ejército guatemalteco y su participación en la masacre. La fiscalía guatemalteca había solicitado su extradición para acusarlo por delitos contra los deberes de humanidad y asesinato.

La policía de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos había deportado previamente a otros dos participantes de la masacre de Dos Erres para que enfrentaran a la justicia en su país: en 2011 a Pedro Pimentel Ríos; y en 2016 a Santos López Alonso.

Pimentel fue sentenciado en su país a 6.060 años de prisión; y López a 5.160 años. Otros cuatro miembros de la patrulla del ejército también han sido condenados por los mismos hechos.

La masacre de Dos Erres ocurrió cuando una patrulla de un grupo élite militar llegó al lugar en busca de armas que una célula guerrillera había robado al ejército pero que nunca encontraron. Una vez ahí, separaron a mujeres y hombres, violaron a varias de éstas y a las niñas, torturaron y mataron a los hombres y arrojaron sus cuerpos dentro de un pozo.

Según, la fiscalía hasta el momento se ha condenado por las muertes a seis miembros de dicha patrulla.

La guerra en Guatemala dejó 200.000 muertos y 45.000 desaparecidos, según un informe de Naciones Unidas. El documento agrega que el ejército y grupos paramilitares fueron los responsables de por lo menos el 97 % de las muertes, mientras que el resto fue responsabilidad de la guerrilla.


Descarga la aplicación

en google play en google play