Escúchenos en línea

Panamá alarmada ante casos de coronavirus

Ciudad Panamá. Prensa Latina | 13 de Marzo de 2020 a las 11:14

Esta ciudad comienza a encerrarse en sí misma en una huida preventiva o curativa, en la comprensión de que el combate al nuevo coronavirus, es exitoso solo si al patógeno le impiden saltar de persona a persona.

El virus se burló de planes de contingencia bien estructurados, cordones sanitarios con termómetros de última generación y protección anti-contagio. Entró silencioso por alguna parte y comenzó su labor de infección incluso mucho antes de que la sofisticada prueba detectara su presencia.

Como polizonte viajó a bordo de refrigerados aviones y confortables cruceros, donde violó la vigilancia y su enmascaramiento casi perfecto y el ataque en el momento menos inesperado lo convirtió en peligroso enemigo.

El paciente cero aún no aparece en Panamá y difícilmente lo encuentren, según expertos, porque la morbilidad del peligroso organismo microscópico borró las trazas de la ruta seguida. Dio una alerta temprana, pero fue escuchada tarde, cuando su primera víctima ya estaba camino a la morgue.

Gente de pueblo culpa al Gobierno, este al comportamiento del virus, los expertos hacen mirar las similitudes de la pandemia fuera de fronteras, mientras una ministra de Salud objetiva y un presidente calmado, prefieren cortar el paso a la epidemia sin buscar ahora culpables, porque cada minuto perdido se traduce en vidas.

'Algunas voces tratan de poner en duda la honestidad y la veracidad con ha trabajado y con que le ha hablado al país la doctora Rosario Turner, ministra de Salud, porque en el caso del director del colegio Francisco Beckman, la muerte de su director fue desligada inicialmente del coronavirus', escribió el periodista Julio Bermúdez.

Y en defensa de la galena, en su columna Coyuntura el colega amplió que resulta 'no solo incorrecto, sino inexacto y ofensivo, pensar siquiera que Turner haya mentido en un caso como ese. ¿Qué ganaría, una especialista como esta, cuyo prestigio ha sido puesto a prueba en otras jornadas de las que ha salido airosa?'.

No es momento de rivalidades políticas -advierten otros-, mientras el nivel de críticas a las autoridades comienza a ceder a favor de escuchar y cumplir orientaciones; las noticias falsas disminuyen, a pesar de que alguna que otra pueda ocasionar intranquilidad en comunidades o sectores sociales.

Ofrecer información actualizada diaria en cadena de televisión es la estrategia efectiva para retomar la confianza en la voz oficial, pero a veces el desconocimiento de una situación o el intento de minimizarla, pueda crear incertidumbres y suspicacias.

Un ilustrado infectólogo, Xavier Saénz-Llorens, habla en esas citas de los peores escenarios que se pueden esperar desde la crudeza del análisis científico, a partir de experiencias internacionales; eso alarma a la audiencia, pero al mismo tiempo esta agradece la alerta a una realidad del futuro inmediato que avanza sobre el país.

Aunque el especialista muestre lagunas sobre el conocimiento del medicamento cubano Interferón alfa 2B humano recombinante y niegue sus favorables efectos en China, según demostró en una respuesta a periodistas, la población sigue aferrada en que algo milagroso los salve y miran con esperanzas las experiencias chinas.

El virus hasta el momento se comprobó que infestó mayormente a barriadas de clase media y media alta, lo que se explica por sí mismo pues el poder adquisitivo les permitió viajar de placer o trabajo al extranjero y trajeron consigo al indeseado visitante que, ahora instalado, no discrimina sus víctimas en un rechazado igualitarismo.

Ansiosos panameños y extranjeros residentes en estos lares, se abalanzaron hace varios días sobre supermercados y farmacias en un acaparamiento desmedido que provocó escasez, casi inmediata, en un mercado habitualmente bien abastecido.

Drásticas medidas comienzan a imponerse para evitar el desenfreno de consumidores y la avaricia de los comerciantes. En tiempos de crisis no se puede lucrar con la necesidad, es el mensaje de las autoridades respaldada por los voceros de la empresa privada.

Aseguradoras intentan volver la espalda a sus 'protegidos', porque las pólizas no cubren en tiempos de epidemia -argumentan- y enarbolan la 'libertad de empresa', cuando algunas declaraciones oficiales e intentos de regular el asunto por leyes se encaminan a obligarlos a deberes morales con sus clientes.

En medio de la crisis, cuyo pronóstico es que escale, el presidente Laurentino Cortizo trasmitió esperanzas a sus conciudadanos con la declaración de emergencia y un paquete de medidas para la contención, al tiempo que les dejó un mensaje de aliento:

'El mundo y Panamá viven una pandemia, pero de esta saldremos juntos y fortalecidos. Toda tormenta o huracán, o pandemia, por muy fuerte que sea, pasará'.


Descarga la aplicación

en google play en google play