Escúchenos en línea

Delincuencia se aprovecha de la situación del Covid-19 en Guatemala

Ciudad Guatemala. Prensa Latina | 25 de Marzo de 2020 a las 08:30
Delincuencia se aprovecha de  la situación del Covid-19 en Guatemala

Con mascarillas y férreas medidas de aislamiento para evitar la propagación de la Covid-19, los guatemaltecos se enfrentan este miércoles a otro 'virus' social peligroso, el del pillo que busca ganancias a toda costa.

Denuncias de alzas injustificadas de precios a alimentos considerados aquí básicos como maíz, huevos, verduras y azúcar copan a diario las noticias de los medios de comunicación masiva desde hace una semana, a pesar de que los mercados solo funcionan hasta las 12 del mediodía para evitar aglomeraciones.

Y no es porque falten los llamados de prensa y televisión a ser solidarios para enfrentar la epidemia global que por suerte hasta ahora impacta aquí con cifras muy bajas, pues las etiquetas JuntosSaldremosAdelante y UnidosContraElCoronavirus continúan como tendencia.

Aún así abundan los que por pasarse de listos ofrecen un quintal de maíz blanco a más de 350 quetzales (47 dólares), cuando el precio mayorista oscila los 135 quetzales/alrededor de 18 dólares) o test y pócimas especiales para detectar coronavirus.

Para ayudar a combatir el acaparamiento, la especulación, el contrabando o la defraudación aduanera, las acciones apuntan desde hoy a la unión del Ministerio Público, la Superintendencia de Administración Tributaria y la Dirección de Atención y Asistencia al Consumidor (Diaco).

Las denuncias, informaron sus directivos, se agilizarán mediante el uso de un portal web al que las tres entidades tendrán acceso y la ciudadanía indicará los lugares, productos y precios que considere irregulares.

La Diaco -advirtieron -podría imponer sanciones de hasta 235 mil quetzales más de tres mil dólares), además de presentar denuncias penales.

Pero los que se pasan de listos también abundan en el área laboral en perjuicio no solo de sus empleados, sino también de las familias que dependen económicamente de sus ingresos.

La víspera, el Ministerio del Trabajo informó que acumula nueve mil 300 llamadas en su línea de denuncias por incumplimiento de normas sanitarias elementales por parte de las empresas que siguieron laborando.

En consecuencia, deberán responder por no proporcionar mascarillas ni gel antibacterial, exponer a personas de la tercera edad o incurrir en despidos injustificados. Otros pícaros violan flagrantemente el estado de queda en vigor desde el pasado domingo, al punto de que solo en el tercer día, a solo cinco horas de iniciar la medida, se reportaron 300 capturas.

Por suerte, son muchos también los responsables, como una familia, que prefirió el anonimato, y donó comida para el cuerpo de ingenieros que en tiempo récord construyó el hospital temporal de emergencia en el capitalino Parque de La Industria.


Descarga la aplicación

en google play en google play