Escúchenos en línea

El drama y la incertidumbre que viven inmigrantes en Chile

Santiago de Chile. Agencia Uno | 27 de Marzo de 2020 a las 17:21

La preocupación de la población migrante crece según avanzan los días. En especial para quienes se ganan el sustento diario con trabajos informales. Mientras algunos ven lejana la opción de retornar a sus países de origen para reencontrarse con los suyos, otros han tratado de forjar su hogar en Chile y regresar no es una opción.

Michelle Viquez, directora social del Servicio Jesuita Migrante (SJM), dice que la situación es compleja: “es muy posible que un porcentaje de la población migrante quiera volver a su país, así como muchos chilenos que están varados en algún lugar esperando volver a estar con sus familias. Es normal que un porcentaje de la población migrante quiera volver a estar con su familia, con algún enfermo y estén haciendo el trámite para salir”.

Sin embargo, también hay casos de extranjeros que lo único que quieren es regresar a Chile. Julia Isabel Ledesma, dominicana, viajó antes de la emergencia sanitaria a su país, pero dejó en Chile a gran parte de su grupo familiar. Ahora no puede regresar a Chile con los suyos. “Estoy aquí en una situación perpleja. Estoy en República Dominicana porque tuve que viajar por una situación familiar”, cuenta.

Con mucho pesar no ve una solución pronta a su problema: “me encuentro muy turbada, atribulada, ya que no pude viajar a Chile debido a los brotes de coronavirus. Cerraron toda la frontera, ya mi visa se vence. No sé si podré volver entrar a Chile. No sé cómo lo voy a tener que hacer, por todo lo esta sucediendo. Espero que alguien me pueda ayudar”.

Taroa Zúñiga, de la Secretaria de Mujeres Inmigrantes, señala que se han organizado con el objetivo de ayudar y contener a otros. “Frente a las medidas de prevención del contagio, muchas familias migrantes han visto alterada su cotidianidad para seguir generando recursos. Por eso hemos impulsado la campaña ‘Ayuda a un migrante’“, señala.

La campaña consiste en la recolección de víveres no perecibles para entregarlos a los grupos más vulnerables. “Hasta el momento hemos entregando 13 canastas. Seguimos recolectando insumos, porque sabemos que este número se va a incrementar en la medida que pasen más días”, explica Zúñiga.

Agrega que, como Secretaria de Mujeres Migrantes, “uno de los problemas que han detectado es la informalidad de los trabajadores migrantes, lo que los deja al margen de las políticas públicas. Los que quieran ayudarnos, lo pueden hacer a través de nuestras redes sociales. Los invitamos a sumarse a esta red que hoy más que nunca es necesaria”.

Jesús Jaramillo es médico general venezolano. Con seis meses en Chile, es parte de la Brigada Migrante en Salud, desde la cual brinda apoyo a toda la comunidad frente al COVID-19.

“Ayer estuvimos en una casa hogar de mujeres refugiadas migrantes para ver cómo estaba el tema del apoyo y si estaban haciendo las cosas bien. La gente está consciente que es un virus letal y uno de los sectores más vulnerables pueden ser los migrantes“, apunta.

 “Es un virus que mata y que no está viendo color, raza, ni nacionalidad”

Michelle Viquez, del SJM, asevera que la población migrante y refugiada tiene mucho temor e incertidumbre, sobre todo en el ámbito laboral: “tenemos reporte de personas que han perdido el empleo. Otras que se dedican al trabajo en un sector informal y no pueden acoger el llamado a quedarse en casa. Deben acudir a sus trabajos para encontrar el sustento”.

Muchas de las personas migrantes se encuentran en situación de gran vulnerabilidad social, personas que están en situación de calle, personas que están enfermas, adultos mayores, jefas de hogar con niños, sin ningún ingreso familiar. Todos estos casos son bastante preocupante para la situación que se avecina”, sostiene.

La falta de documentación se ha transformado en un problema serio en estos días para este sector la población: “mucha población migrante está sin documentos, sin clave única. Una situación que los deja al margen del sistema de protección y las medidas que el gobierno dispone para apoyar a la población más vulnerable”, recalca Michelle Viquez.

“Hay un grueso número de trabajadores que no está regularizado: familias completas, niños”

Rodolfo Noriega, secretario general de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes, explica su preocupación por la realidad de miles de extranjeros en Chile.

“Hemos planteado a la autoridad distintas medidas para ayudar a este sector, que hoy representa al 10% de la población. Existe la necesidad de regularizar a esta gente, que puedan obtener una cédula de identidad. De esa manera se puede hacer un control más efectivo, y evitar que se propague la enfermedad. Si dejamos en el desamparo a un sector del país, lo único que estamos generando es un  foco donde se pueda propagar más el COVID-19“, dice.

Tramitar documentos por estos días es casi imposible, explica Noriega: “se exigen papeles de antecedentes, pero cómo lo haces si los consulados están cerrados”.

Asimismo, insiste en que se debe incorporar a los migrantes en las políticas públicas. “Garantizar la atención de salud es fundamental, que tengan su residencia al día, porque se está poniendo en riesgo la salud de toda la comunidad“, añade.

El Servicio Jesuita Migrante inició una campaña bajo el lema “Colaboremos para cuidarnos”. Buscan recaudar dinero para la compra de víveres en la cuenta corriente número 90580-01 del Banco de Chile. Para acceder a los canales de donación puedes ingresar a este link.


Descarga la aplicación

en google play en google play