Escúchenos en línea

Concluyó paro en Guatemala pero el conflicto sigue latente

Ciudad Guatemala. Agencia Prensa Latina. | 9 de Mayo de 2008 a las 00:00
La intervención de las fuerzas de seguridad puso fin al paro de tres días del transporte de carga en Guatemala, pero este viernes aún siguen latentes las causas que originaron un conflicto recurrente durante el último lustro. La protesta de los transportistas se inició el lunes pasado en rechazo a una disposición de la municipalidad capitalina de prohibirles el ingreso a la capital en horario vespertino para evitar congestionamientos. Ante la negativa de la Alcaldía a negociar con los trabajadores y el desabastecimiento de combustible que amenazaba con paralizar la ciudad, el presidente Álvaro Colom decretó el estado de prevención y ordenó al ejército y la policía disolver la protesta. Los tres días de paro dejaron un saldo de dos trabajadores muertos y pérdidas económicas estimadas en 60 millones de dólares. Asimismo, fueron arrestados 48 choferes, quienes serán procesados por los delitos de responsabilidad contra terceros, atentados contra los servicios públicos y actividades contra la seguridad interna de la nación. “Hay que tener cuidado de no criminalizar la protesta social”, advirtió el Procurador de los Derechos Humanos, Sergio Morales, quien calificó de drástica la decisión del gobierno. Para Morales, las restricciones en el acceso a la ciudad obligan a los choferes a trabajar entre 16 y 20 horas diarias, cuando lo normal son ocho, por lo que sugirió a las autoridades crear un parqueo para camiones o sacar los centros de acopio de la capital. “En Guatemala se dice que la justicia tiene cara de culebra, porque sólo muerde a los descalzos, sólo muerde a los pobres”, dijo. El diferendo entre la comuna y los transportistas de carga data de varios años y ha ocasionado ya tres paros desde 2004. Su origen está en la prohibición del ingreso de camiones a la capital de las 16:30 a las 20:30 hora local para evitar la congestión vehicular. Ello es rechazado por los choferes porque esa medida los expone a robos y asaltos y los obliga a trabajar horas extras. Para el analista Francisco García, del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos, si bien bajo el estado de prevención se terminó el paro, el conflicto no concluye porque todavía no ha habido una solución. “Hay que elaborar un plan que aborde integralmente el problema del transporte pesado porque de lo contrario este tipo de acciones se repetirán”, consideró. Según García, en un conflicto donde los actores principales son la municipalidad capitalina y los trabajadores del transporte, es imposible que la Alcaldía siga manteniendo esa actitud de no querer dialogar.

Descarga la aplicación

en google play en google play