Escúchenos en línea

Agitan ambiente político, menciones de Costa Rica en mensajes de FARC

San José. Agencia Notimex. | 18 de Mayo de 2008 a las 00:00
La revelación de 36 menciones de Costa Rica en mensajes electrónicos de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia ha agitado el ambiente político nacional y dividido las opiniones de diversos sectores locales. Varios de los ciudadanos costarricenses mencionados en los mensajes, que cubren el periodo 2000-2007, han cuestionado la legitimidad de los textos y de cómo fueron obtenidos, o bien, negado nexos con ese grupo rebelde o denunciado un intento de masiva intimidación. El hecho de que, según la versión oficial, los textos provengan de computadoras de las FARC decomisadas tras el bombardeo del ejército colombiano contra un campamento de esa organización guerrillera Ecuador, los deslegitima. Algunos consideran que el informe de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), de que los contenidos de las computadoras no fueron manipulados, no garantiza la pureza de los materiales ni legitima su obtención mediante la violación de una soberanía. Este último componente pone en duda esos contenidos y, como consecuencia, todo lo que se infiera de ellos, de acuerdo con lo planteado a Notimex por quienes cuestionan la validez de las citas parciales de los mensajes electrónicos. Las citas están contenidas en un documento que autoridades de seguridad de Colombia proporcionaron a principios de abril pasado al gobierno de Costa Rica. El 14 de mayo pasado, la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional (DIS) de Costa Rica hizo llegar ese documento a la comisión legislativa que investiga los supuestos nexos de costarricenses con las FARC, texto que fue filtrado un día después a medios de prensa. En el otro bando, el ex ministro costarricense de Seguridad (2006-2008), Fernando Berrocal, cuyas reiteradas denuncias de esos nexos le costaron el puesto y generaron la creación de la comisión investigadora, plantea que la documentación le da la razón. Según lo señalado por Berrocal a Notimex, el hecho de que Interpol haya asegurado que no hubo manipulación de información, prueba la validez de sus denuncias. Por otra parte, hay sectores de la sociedad costarricense que afirman que se debe contextualizar y analizar a profundidad la información surgida de las computadoras de las FARC. De acuerdo con la catedrática costarricense Cruz Prado, mencionada en los correos electrónicos del grupo rebelde como una persona amiga de la organización, ‘de todas maneras, aunque no la hayan tocado, esa prueba es ilegal’. La académica manifestó que las computadoras con la información fueron obtenidas ‘en un acto de violación a la soberanía’ de Ecuador. ‘Esa es la base de la cosa’, añadió Prado. En un mensaje electrónico al parecer enviado el 29 de diciembre de 2004 por el entonces segundo jefe de las FARC, Raúl Reyes ûabatido en la incursión militar colombiana a Ecuador del 1 de marzo pasado- se indicó que Prado ‘es gran amiga nuestra’. Al respecto, Prado -en cuya residencia fuera de esta capital fueron hallados unos 480 mil dólares pertenecientes a las FARC- dijo: ‘yo no quiero responder a afirmaciones de una computadora que tiene documentación ilegal, porque son pruebas ilegales’. Por su parte, el ex presidente costarricense Rodrigo Carazo, también mencionado en la correspondencia electrónica de las FARC, planteó que la documentación enviada por Colombia carece de legitimidad. Carazo (1978-1982) señaló que la información muestra desconocimiento de la realidad política costarricense, ya que lo confunden con un hijo suyo de igual nombre y se le atribuye actividad política partidista, la cual abandonó al finalizar hace 26 años su mandato presidencial. ‘Porque no sólo no hay legitimidad sino que, también, hay mucho invento al respecto’, indicó el ex gobernante, quien agregó que la revelación de esa documentación procura atemorizar a quienes buscan la paz. ‘Aquí se ha hecho, por parte de los interesados de que estas cosas salgan a la prensa, un abuso tremendo para causar miedo en todas las personas que puedan ayudar a la paz’, aseguró Carazo. Según el codirector del noticiero Telenoticias, del Canal 7 de la televisión de Costa Rica, Ignacio Santos, ‘hay que tener cuidado, no hacer cacerías de brujas’ a partir de las 36 menciones. En opinión del ex ministro de Seguridad, Rogelio Ramos, ‘el tema hay que analizarlo en el contexto del 2000, 2001 y de 2002, que es cuando están las fechas de esos documentos, y hay que sacar, me parece, algunas conclusiones’. Desde entonces, líderes de las FARC que visitaban este país buscando apoyo político, ’salen de Costa Rica (…) y ya, prácticamente, su actividad desciende en el país, ya no se observa que tengan más contactos, obviamente ya no vienen más’, dijo a manera de ejemplo. Sin embargo, Berrocal planteó que el dictamen de Interpol sobre la no manipulación de contenidos de las computadoras de las FARC ‘lo que ha puesto de manifiesto es quiénes hablan con fundamento y quiénes hablan sin fundamento’. ‘Ese informe de Colombia (las 36 citas), ese informe fue dado hace más de un mes, fue entregado en Bogotá’ a la misión gubernamental de Costa Rica que visitó Colombia para indagar sobre los presuntos nexos de las FARC en este país. ‘Ellos tenían un informe, que lo dan a conocer un mes y medio después, en que todo lo que yo dije era verdad, y que se prueba, entonces, me parece que se ha actuado muy mal’, y ‘esto tiene que ser visto y analizado por la ciudadanía en su contexto real’, agregó. En opinión del analista político costarricense Luis Guillermo Solís, ‘Fernando Berrocal hizo una serie de acusaciones que eran falsas, otras que tenían parte de verdad y parte de exageración, y algunas otras que serán realidad, son verdades indudablemente’.

Descarga la aplicación

en google play en google play