Escúchenos en línea

Costa Rica enfrenta grave escasez de donantes de sangre

San José. Diario La Nación. | 19 de Mayo de 2008 a las 00:00
La grave escasez de donación de sangre impide que los centros médicos cuenten con reservas suficientes para hacer frente a una emergencia mayor, como un accidente de grandes magnitudes o un desastre natural que involucre a muchos afectados. Del total de sangre disponible, apenas el 58% se obtiene a través de voluntarios por convicción. El resto consigue por medio de donantes por reposición; es decir, con personas que acuden a los hospitales a dar sangre para algún familiar o amigo que va a ser sometido a algún procedimiento quirúrgico. Solo el año pasado, el Banco Nacional de Sangre de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) recibió 38.000 donaciones. Cada una corresponde a una unidad de sangre de medio litro. En total, se requerirían más de 65.000 donaciones anuales para cumplir con el ideal propuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS): que el 100% de la sangre obtenida en el país sea por una decisión meramente voluntaria de las personas. La directora del Banco Nacional de Sangre de la Caja, Erna Meléndez, manifestó que la donación espontánea y frecuente es más segura. “Generalmente, un donante voluntario es una persona en buen estado de salud. Además, al tener el hábito de donar está sometido a pruebas que garantizan la calidad de su sangre. “Con el donante de reposición, por el contrario, se corre el riesgo de que mienta en la información que da, debido a la presión que tiene de donar para cubrir un requerimiento de un familiar”, explicó Meléndez. El déficit que Costa Rica debe llenar se debe, en gran parte, a la ausencia de campañas de educación y comunicación para motivar a las personas a ser donantes por convicción. También, a la falta de una política nacional de sangre que permita organizar al sistema nacional de salud, tanto público como privado. Por eso, los llamados solicitando cierto tipo de sangre en los hospitales son cada vez más frecuentes. El jefe de la Unidad de Análisis de Situación de Salud, del Ministerio de Salud, César Gamboa, expresó que, por primera vez, se está preparando una ley nacional de sangre y una política nacional de sangre que permitan crear un sistema ordenado y más seguro. “Estamos en el proceso de acercamiento con los actores (sector público y privado) para tener un diagnóstico de cuál es la situación real. No podemos pensar en aumentar el ingreso de donantes si no hay capacidad para recibirlos”, añadió. Actualmente, cerca de un 90% de la sangre que se procesa en el país proviene de los hospitales públicos. En total, hay 28 bancos de sangre públicos, incluido el Banco Nacional de Sangre. Aquí, hay cuatro bancos de sangre funcionando en centros médicos privados, especificó César Gamboa. El Banco Nacional de Sangre cuenta con 50 personas. Todos los días visitan a dos empresas para recoger sangre. En promedio, logran montar tres equipos de donación que se desplazan a diferentes partes del país. Sin embargo, puntualizó Meléndez, si se quisiera aumentar la disponibilidad de sangre en un 25% se requeriría contratar un equipo más de donación (que incluye un médico general, cuatro técnicos de laboratorio, una secretaria y un chofer), más dos técnicos y un profesional en Microbiología. En estos momentos, un grupo de 500 empresas en todo el país facilitan a sus empleados la donación de sangre. Además, una vez al mes la Caja organiza la visita a alguna comunidad. Lo ideal sería contar con donadores permanentes que, como Hilda Vargas, llevan más de 20 años salvando vidas de desconocidos. Vargas acumula 64 donaciones y espera continuar en esa actitud de solidaridad humana.

Descarga la aplicación

en google play en google play