Escúchenos en línea

Empresarios de San Miguel amenazan con paro para frenar ola de violencia

AFP. Desde San Salvador. | 30 de Agosto de 2006 a las 00:00
Los empresarios salvadoreños de San Miguel, en la zona este de El Salvador, amenazaron con decretar un paro, si el gobierno de Antonio Saca no toma medidas para hacer frente a la delincuencia y a los chantajes de grupos criminales y pandillas, conocidas como "maras". "El sector comercial de San Miguel, y entre ellos me incluyo como empresario y lo digo como alcalde, le hemos dado un plazo de un mes al gobierno y a la policía para que detengan las extorsiones, que vean qué hacen, pero que ya paren ésto, de lo contrario, hemos dicho, nos vamos a un paro empresarial", advirtió el alcalde de San Miguel, Wilfredo Salgado. "Vamos a ver qué dice el gobierno cuando vea que por un día no recibe el pago de IVA (Impuesto al Valor Agregado) porque no hay comercio en San Miguel, estoy seguro que les va a preocupar, pero hemos dado ese tiempo de un mes para ver resultados, caso contrario hay paro", insistió el alcalde de San Miguel, la tercera ciudad en importancia en el país. Recientemente la filial en San Miguel de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador hizo un llamado a las autoridades para que frenaran las extorsiones que cometen en la ciudad tanto delincuentes comunes y miembros de pandillas. Asimismo, una docena de organizaciones de pequeños y medianos comerciantes migueleños se sumaron al llamado contra la violencia y las extorsiones. "En San Miguel todo el sector empresarial estamos claros en el paro, pero tras la serie de llamados en demanda de seguridad estamos viendo que el presidente (Antonio) Saca ha mandado a más policías, veremos qué hacen", indicó Salgado, quien recientemente también denunció que ciudadanos nicaragüenses y hondureños estarían detrás de las extorsiones en el oriente. Mientras crecen a diario las denuncias de extorsiones por parte de empresarios de diferentes sectores, en distintas zonas del país, el presidente Antonio Saca ha ordenado a la Fuerza Armada que despliegue más soldados para reforzar en tareas de seguridad a la Policía Nacional Civil (PNC). "El ministro de Defensa (Otto Romero), ha pedido a los jefes de distintas zonas militares que hagan una evaluación junto a jefes policiales sobre los requerimientos de personal de tropa, tomando en cuenta el nivel de incidencia delincuencial de cada lugar", explicó a la AFP el jefe del Centro de Comunicaciones del ministerio de Defensa, coronel José Ernesto Alas. Ya el ejército tiene desplegados unos 1.200 soldados que acompañan como apoyo a agentes de la PNC en una veintena de municipios de todo el país en donde la violencia ataca con más fuerza, incluido entre ellos la ciudad capital San Salvador y varias de sus ciudades periféricas como Mejicanos (norte), Soyapango (este), San Marcos (sur) donde muchas pandillas operan. La violencia delincuencial deja un promedio diario de al menos unas 12 muertes en El Salvador.

Descarga la aplicación

en google play en google play