Escúchenos en línea

Arqueólogos cierran búsqueda de olmecas en campo de pelota en Honduras

Agencia AFP. Desde Hato Viejo, Honduras. | 2 de Septiembre de 2006 a las 00:00
Dos arqueólogos mexicanos finalizaron el viernes en el este de Honduras la búsqueda de vestigios olmecas, la cultura madre de Mesoamérica, con la medición de los montículos de un campo de pelota, símbolo de la existencia de una gran ciudad, que deben ser excavados para seguir la investigación. El campo, sobre una planicie del potrero 'La Perla', se compone de dos edificaciones paralelas de 9,5 m de ancho cada una, con un espacio de 9,3 m entre ambas -donde se desarrollaba el juego- y una longitud de 33,3 m. Una de estas edificaciones fue dañada por un tractor hace algunos años. "Tenemos que hacer un proyecto para venir a excavar, en el verano, los diez sitios arqueológicos que hemos encontrado", afirmó a la AFP el jefe de Arqueología del Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), Oscar Neil, mientras hacía las mediciones. Neil y su colega mexicano Ranferi Juárez empezaron el 14 de agosto la búsqueda de vestigios olmecas en una cueva y unas llanuras en los alrededores de Hato Viejo, departamento de Olancho, 240 km al noreste de Tegucigalpa. El campo de pelota está ubicado 7 km al noreste de la boca de la caverna. Los mexicanos fueron asistidos por los espeleólogos hondureños Jorge Yanes y Cynthia Zepeda, el italiano Ferdinando Didonna y el estadounidense Matthew Kalch. Los expertos hallaron diez montículos –incluidos los del juego de pelota y dos estructuras adyacentes– formados por la tierra que se fue acumulando con el paso de los años hasta sepultar lo que fueron asentamientos humanos precolombinos. En las exploraciones, los seis expertos se metieron más de 1 km en la caverna rocosa -sin llegar al fin- a 35 m de cuya entrada unos adolescentes hallaron, en enero pasado, una estatuilla olmeca, civilización que floreció entre los años 1.200 y 800 AC. La pieza es un hombre sentado, de 29 cm de alto por 17 de ancho, fabricada con una especie de jade (serpentina), que ha conducido a los expertos a la hipótesis de que los olmecas se extendieron desde lo que hoy es México hasta Honduras. De comprobarse la existencia olmeca en Honduras estaría variándose de raíz la teoría de que la civilización estableció su núcleo central únicamente entre los estados mexicanos de Tabasco y Veracruz. Los olmecas fueron los primeros pobladores de Mesoamérica (zona que va desde México hasta Nicoya en Costa Rica), llegando a tener una organización compleja, con un Estado central y una definida estratificación social. Durante la búsqueda "se encontró cerámica dentro de la cueva, pero es de 1.200 después de Cristo, es decir después de los olmecas, por eso tenemos dudas en que realmente hubo un contacto directo de los habitantes de esta zona con los olmecas", expresó Neil. Sin embargo, el experto explicó que, según las investigaciones, el juego de pelota -un invento olmeca- fue practicado en las ciudades más importantes de casi todas las culturas precolombinas, y citó el ejemplo de la instalación maya que puede apreciarse en Copán, 400 km al noroeste de Tegucigalpa. El juego de pelota era un ritual religioso practicado con una pelota fabricada con sabia del árbol de hule, que los jugadores golpean con codos y caderas. Los miembros del equipo perdedor eran sacrificados para que llevaran mensajes a los dioses, pidiéndoles lluvia, fertilidad o bienestar para la población. "Probablemente la estatuilla llegó por medio del comercio cuando la cultura olmeca había desaparecido, pero tenemos todavía muchas dudas y por eso hay que excavar los sitios para hacer los análisis", subrayó el experto mexicano.

Descarga la aplicación

en google play en google play