Escúchenos en línea

Éxitos macroeconómicos no impactan en pobreza hondureña

Tegucigalpa. Proceso Digital. | 18 de Junio de 2008 a las 00:00
Los éxitos macroeconómicos de Honduras en la última década no se han traducido en mejoras sustantivas de las condiciones de vida de la mayoría de su población, que se debate entre la pobreza y la indigencia, según un análisis del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En su análisis, el BID considera que el principal reto del gobierno hondureño es “lograr reducir los niveles de pobreza e indigencia” que vive su población. El BID establece en el documento “Estrategias de País con Honduras” que la economía hondureña registró, durante el último lustro, un crecimiento promedio anual del 4,1por ciento, superior a la media de América Latina para el mismo período. Dijo que dicho crecimiento se dio en un marco de estabilidad macroeconómica que se benefició de un contexto internacional favorable y de sucesivos alivios de deuda concedidos al país durante el período 2005-2007. “Estas elevadas tasas de crecimiento impulsaron un aumento en el PIB per capita de 1,3 por ciento y mejoras en los indicadores sociales. Sin embargo, éste crecimiento no se ha traducido en mejoras sustantivas de las condiciones de vida de la mayoría de la población, aún cuando el país ha venido implementando una Estrategia de Reducción de la Pobreza (ERP) por más de nueve años”, anotó. El organismo estableció que actualmente el 62 por ciento de la población hondureña vive en condiciones de pobreza y el 42 por ciento es indigente, y que esta situación se acentúa en las zonas rurales y en la población indígena, donde las tasas de pobreza se ubican en 74 por ciento y 71 por ciento, respectivamente. Ante este contexto, el BID planteó que “el desarrollo de Honduras se encuentra asociado a la consolidación del crecimiento como pre-condición para la generación de empleo y una efectiva y duradera reducción de la pobreza, en el marco de la ERP”. Consideró que los niveles de pobreza e indigencia requieren avances en el fortalecimiento de una red social de apoyo a los sectores más vulnerables a través de un gasto social eficiente y focalizado, así como el fortalecimiento del capital humano, que continúa siendo clave para mejorar la productividad y reducir la pobreza. “Sumado a esto, el país debe atender desafíos de orden transversal como la atención del medioambiente y la vulnerabilidad a fenómenos naturales extremos cuyos efectos impactan sobre amplio y diversos sectores del país”, indicó. En el amplio documento, el BID resaltó que la situación de endeudamiento externo de Honduras ha mejorado considerablemente, ubicando a la economía en una trayectoria sostenible. Anotó que “si bien los resultados del análisis de sostenibilidad de deuda indican que la misma es, en principio, sostenible, es importante que el país logre consolidar su posición fiscal de forma de no incurrir nuevamente en un proceso de endeudamiento que revierta los beneficios derivados de la condonación de la deuda y aproveche esta oportunidad histórica que le brinda la disminución de la presión del servicio de la deuda en las cuentas públicas para consolidar la posición fiscal del país y financiar las inversiones necesarias para el desarrollo”. En 2007, el BID aprobó la condonación de compromisos contraídos por el país frente al Banco por un total de 1.366,8 millones de dólares (1.070,3 millones en concepto de capital y 296,5 millones de intereses).

Descarga la aplicación

en google play en google play