Escúchenos en línea

Petrocaribe, más que combustibles para Guatemala

Ciudad Guatemala. Carmen Esquivel Sarría/PL. | 9 de Julio de 2008 a las 00:00
Ante los elevados precios del petróleo y los granos básicos en el mercado internacional, el anuncio de Guatemala de integrarse a Petrocaribe constituye una posibilidad real para paliar la crisis y destinar recursos al desarrollo social. La adhesión de esta nación centroamericana se concretará el próximo fin de semana, durante la asistencia en Venezuela del presidente Álvaro Colom a la Cumbre de ese acuerdo de cooperación energética. En virtud del convenio Guatemala tendrá la garantía de un suministro estable de 20 mil barriles de diesel y bunker diarios, algo muy importante en este país donde 46 por ciento de la energía eléctrica se produce a partir de hidrocarburos. La mitad de la factura se cancelará en los 90 días siguientes al recibo de cada embarque, pero el resto tendrá un plazo de 25 años, con dos de gracia y un interés muy bajo de apenas el uno por ciento anual. “Esas facilidades de pago van a permitirle al gobierno utilizar el dinero para otro tipo de inversión, sobre todo en el ámbito social”, declaró a Prensa Latina el analista independiente Miguel Ángel Sandoval. Guatemala tiene 56 por ciento de la población en la pobreza y la mitad de sus niños sufren desnutrición y, según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, el alza del petróleo y los alimentos sumará a otros 700 mil habitantes a la lista de pobres. El propio presidente anunció que una parte de los beneficios de Petrocaribe será destinada a programas de salud, infancia y familia y la otra a generar empleos, amortiguar problemas del transporte o de la industria afectados directamente por el combustible. La iniciativa, sin embargo, deberá sortear no pocos escollos en el Congreso de la República, donde partidos opositores vinculados al poder económico, como el Patriota y el Unionista, expresaron públicamente su rechazo a la adhesión del país a ese mecanismo. No obstante, Colom afirmó que su gobierno hará un buen trabajo de cabildeo en el Parlamento y explicará sus beneficios a fin de lograr la aprobación del convenio y traducirlo en una iniciativa de ley. Para el diputado Héctor Nuila, de la UNRG, Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, una buena parte de quienes se oponen a la iniciativa defienden a las empresas distribuidoras y tienen intereses creados en termoeléctricas que funcionan con diesel. El legislador considera que Petrocaribe no debe verse sólo como una vía para adquirir combustible en condiciones ventajosas, sino como un ente que promueve la cooperación tecnológica, el desarrollo de infraestructuras y el aprovechamiento de fuentes alternas. “Ingresar a Petrocaribe no es sólo compraventa de diesel, sino también la posibilidad de introducir al país en el uso de la ciencia y la tecnología que se desprende de la industria del crudo y desarrollar otras ramas de la producción”, añadió. Por lo menos 190 productos se obtienen directamente del petróleo y otros 40 son materias primas para elaborar artículos de amplio consumo popular, como alimentos, textiles, vestuario, medicamentos y transporte. En América Latina y el Caribe ya suman 17 los países beneficiados con este nuevo esquema, creado por el gobierno de Venezuela en 2005 con el objetivo de promover el intercambio favorable, equitativo y justo entre las naciones.

Descarga la aplicación

en google play en google play