Escúchenos en línea

Presidente Colom confía su seguridad a ex guerrilleros

Ciudad Guatemala. Agencia ACAN-EFE. | 13 de Septiembre de 2008 a las 00:00
La seguridad del presidente de Guatemala, Álvaro Colom, depende en gran medida de un grupo de antiguos combatientes de la guerrilla izquierdista, quienes protegen al mandatario desde hace más de nueve años. De apariencia seria y actitud discreta, los ex integrantes de las desaparecidas Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR), una de las cuatro facciones que integraron la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), se han convertido en la sombra de Colom, quien ha afirmado que confía en ellos "más que en nadie". Fuentes de la Presidencia aseguran que fueron precisamente estos ex guerrilleros quienes la pasada semana hallaron en la oficina y residencia del mandatario los aparatos de telecomunicaciones con los que era espiado. El escándalo le costó el puesto al jefe de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS), Carlos Quintanilla, y al jefe de la Secretaría de Análisis Estratégicos, Gustavo Solano, quienes ahora son buscados por la justicia como principales sospechosos del espionaje presidencial. Este grupo de ex guerrilleros, que combatieron al Ejército en las selvas del norte del país durante la guerra de 36 años que vivió Guatemala entre 1960 y 1996, se ha especializado en la protección de personalidades. Antes de formar parte de la seguridad personal de Colom, fueron los encargados de cuidar al ex comandante guerrillero Pablo Monsanto, jefe de las FAR, cuando retornó a Guatemala en diciembre de 1996 para firmar los acuerdos de paz con el gobierno, los que pusieron fin a la guerra. Fue precisamente Monsanto quien se los "cedió" en 1999, cuando Colom participó por primera vez como candidato a la presidencia apoyado por una coalición de partidos de izquierda denominada Alianza Nueva Nación, entre los que estaba la URNG. Al ganar las elecciones presidenciales el año pasado, Colom ordenó que sus fieles guardaespaldas fueran integrados en la SAAS de la Presidencia para que pudieran continuar a su lado. Desde entonces forman parte del "primer anillo" de seguridad del presidente, tarea que comparten con otros agentes de la SAAS especializados en protección de mandatarios. "Con ellos me iré hasta la 20 calle", bromeó días atrás Colom con los periodistas, al manifestar que serían ellos los que le llevarían, cuando muera, al Cementerio General de la capital guatemalteca, ubicado en la 20 calle del centro histórico. El "segundo anillo" de seguridad del presidente está integrado también por agentes de la SAAS y tienen como principal objetivo "peinar" los lugares públicos a los que asiste el mandatario para garantizar que no haya ningún peligro de ataques. En cuanto al "tercer anillo", está a cargo de la Guardia Presidencial, una unidad de elite del Ejército guatemalteco que se encarga de dar seguridad a distancia en los lugares a los que acude Colom, así como de la protección de la Casa Presidencial y del Palacio Nacional de la Cultura, antigua casa de gobierno donde se suelen realizar actos oficiales. Tras descubrir que era objeto de espionaje, aseguran las fuentes, Colom se afianzó más en estos ex combatientes "porque está seguro de que darían la vida por él", al tiempo que nombró como nuevo titular de la SAAS a otro ex guerrillero, Ricardo Marroquín Rosada. Marroquín Rosada, quien durante la guerra integró la desaparecida Organización Revolucionaria del Pueblo en Armas y fue el creador y primer titular de la SAAS durante el gobierno del presidente Alfonso Portillo (2000-2004), es ahora el responsable de reestructurar esa dependencia. En la lista de antiguos guerrilleros que colaboran con Colom destaca también Arnoldo Villagran, ex comandante de las FAR, quien desde julio pasado es el viceministro de Gobernación (Interior).

Descarga la aplicación

en google play en google play