Escúchenos en línea

La precariedad de la salud afecta sobre todo a centroamericanas

Agencia AFP. Desde San José. | 2 de Octubre de 2006 a las 00:00
Tasas muy altas de mortalidad materna, desnutrición, anemia, problemas de salud física y mental provocados por la pobreza, el empleo precario y la violencia en el hogar son algunos de los problemas que sigue enfrentando la mujer centroamericana. Aunque la esperanza de vida oscila entre los 69 años de Guatemala, los 71 años de Honduras y los 80 de las costarricenses, su calidad no es en la mayoría de los casos la mejor. En Nicaragua y Guatemala, de cada 100.000 mujeres que dan a luz mueren 87 y 98 respectivamente, mientras que en Honduras sobrepasa los 100 fallecimientos, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), convirtiéndose en una de las principales causa de muerte. La segunda causa de muerte, en particular en mujeres entre 25 y 44 años, son los tumores malignos, sobre todo el cáncer de cuello de útero, seguido por el de estómago, mama y pulmón. La desnutrición y la anemia por falta de hierro son habituales en las centroamericanas, provocados por dietas deficientes, la alta prevalencia de parasitosis intestinal en algunas zonas, y por embarazos repetidos. Ahora también les atacan algunas enfermedades del 'primer mundo': la obesidad y los problemas de salud asociados a ella, desde la hipertensión arterial hasta deficiencias cardiacas. La violencia es otro azote para la salud mental y física de las centroamericanas. "Las mujeres víctimas de la violencia son más propensas a adoptar comportamientos negativos para la salud como el tabaquismo, el abuso del alcohol y de drogas, comportamientos sexuales arriesgados, inactividad física o comer demasiado" sin contar con los "prolongados y devastadores" efectos psicológicos. Las mujeres son también más vulnerables a enfermedades como el sida o la malaria, que en mujeres embarazadas tiene efectos nocivos, y el acceso a servicios de salud no es igual para hombres y mujeres, recuerda la organización. "La calidad de vida y la situación de salud de las mujeres centroamericanas están determinadas por un contexto social que históricamente ha discriminado a las mujeres en lo político, lo social, lo cultural y lo económico. También lleva el peso de las condiciones propias de pobreza, subdesarrollo y desigualdades que caracterizan a la región", asegura el informe. De los cerca de 40 millones de habitantes en la región, la mitad son mujeres y de los 14 millones ocupados -según datos del 2000- el 38% eran mujeres. Otro sector importante son las niñas y jóvenes. Se calcula que el 40% de los habitantes del istmo son niños y jóvenes menores de 15 años. De ellos la mitad son mujeres. En los últimos años, desde las organizaciones internacionales y no gubernamentales se han impulsado programas para reducir las desigualdades de género en materia de salud que están siendo integrados en las políticas de los países de la región.

Descarga la aplicación

en google play en google play