Escúchenos en línea

Primeras impugnaciones a candidatos hondureños

Tegucigalpa. La Prensa (Hn). | 6 de Enero de 2009 a las 00:00
Muchos políticos inconformes con los resultados en los conteos oficiales realizados por el Tribunal Supremo Electoral, TSE, tienen su oportunidad ahora de presentar sus respectivas impugnaciones ante esta entidad electoral. Los primeros en llegar fueron activistas del Movimiento Liberal Ahora Sí, procedentes de los municipios de Pespire y Orocuina, en el departamento de Choluteca. Estos activistas, que quemaron llantas y entorpecieron el tráfico vehicular frente al edificio del TSE, aseguran que en Pespire ganó el derecho a ser candidato a alcalde Tony Reinaldo Morán, pero en la declaratoria aparece la michelettista María Zulema Montecino. Ésta aparece con 158 votos, mientras que Morán con 895. Una situación parecida se habría presentado en Orocuina, donde -según la declaratoria- ganó con 574 votos el michelettista Francisco Antonio Galo, contra 565 votos que obtuvo Samuel Chavarría, de la corriente Ahora Sí. El líder de este movimiento, Eduardo Maldonado, se presentó al TSE acompañando a los reclamantes y, al final de una reunión con los magistrados Augusto Aguilar y Jacobo Hernández Cruz, Maldonado dijo que demostró con documentos que él tiene la razón. "En política la justicia debe existir", dijo el ex precandidato presidencial, quien espera del TSE una rectificación. "La democracia debe respetarse, lo que ha habido es un error de suma" de las actas originales de cierre, dijo. También se presentó al TSE Santos Ángel Sánchez álvarez, ex precandidato a alcalde por Choluteca por el Movimiento Todos Somos Honduras, de Mario Canahuati. Este político presentó "acción de nulidad contra la declaratoria" en ocho municipios donde, según la declaratoria, ganaron los representantes de Porfirio Lobo Sosa. Sánchez también impugnó el triunfo de siete candidatos a diputados por el pepismo. TSE dio sus últimos resultados antes del 24 de diciembre pasado.

Descarga la aplicación

en google play en google play