Escúchenos en línea

Muerte, pánico y dolor tras violento seísmo en Costa Rica

San José. Agencia AFP. | 8 de Enero de 2009 a las 00:00
Por lo menos cinco muertos, entre ellos dos niñas de 7 y 12 años, es el resultado de uno de los terremotos más fuertes registrados en Costa Rica, que además ha dejado varios heridos, cuantiosos daños materiales y mucho miedo. Hasta la noche de este jueves se habían contabilizado mil replicas. Las niñas, que vendían dulces en la zona, fueron sorprendidas por uno de los numerosos deslizamientos de tierra originados por el sismo cuando caminaban por la orilla de la carretera. Los vecinos del lugar y efectivos de la policía rescataron los pequeños cuerpos sin vida en medio del dolor y el pánico provocado por el temblor de 6,2 grados en la escala de Richter y las 200 réplicas que le sucedieron desde las 13h19 locales (19h19 GMT). Lilo Brenes Araya, de unos 75 años, cuya casa resultó prácticamente destruida, aseguró que "nunca había vivido algo como esto". "Es terrible", apostilló. "Dichosamente pude sobrevivir con mi esposa", con la que se encontraba en la casa en ese momento, dijo. Dulce Nombre de Poás es, junto con Vara Blanca y San Pedro de Poás, una de las localidades más afectadas por el sismo, no en vano se encuentran cercanas al epicentro, localizado a una decena de kilómetros del Volcán Poás, uno de los mayores atractivos turísticos del país. Tanto Vara Blanca como San Pedro de Poás quedaron totalmente aisladas por los derrumbes. Según la radio local, un hotel de lujo se derrumbó en la primera localidad. Maquinaria del Ministerio de Obras Públicas llegaba al lugar para retirar la tierra de los derrumbes y dejar expeditas las carreteras. Las casas en la zona han quedado destruidas o con grandes grietas. Un gran muro de contención está rajado por la mitad y a punto de desplomarse. Numerosas líneas de tendido eléctrico cayeron, dejando sin luz a la población, que tampoco tiene agua, mientras muchas personas sufrían desmayos y crisis nerviosas por el pánico que ha ocasionado uno de los terremotos más fuertes que se recuerdan en la historia reciente del país. "La tierra de los taludes se desprendió de un solo golpe, el pueblo se desgració (se destruyó)", describió para la AFP José Luis García, un vecino de Dulce Nombre de Poás. Muchas personas se han comunicado con los medios de comunicación locales para anunciar que han quedado atrapadas en las carreteras por las grietas o los numerosos desprendimientos de tierra que impiden el paso. El fuerte sismo sacudió la gran zona metropolitana, donde viven unos 2,5 millones de personas, más de la mitad de la población del país. La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) ha decretado alerta roja en la gran área metropolitana, donde se encuentran los principales centros urbanos del país como son San José, Alajuela, Heredia y Cartago. Entre los consejos de la CNE a la población es que no cunda el pánico, ni corran y se alejen de las ventanas o aparatos y utensilios calientes y si tienen que salir de casa, piensen en llevar agua, alimentos no perecederos, radio y un foco con baterías y se sitúen en áreas abiertas lejos de postes, cables eléctricos, árboles o edificios.

Descarga la aplicación

en google play en google play