Escúchenos en línea

Brigadas de rescate utilizan cuadraciclos en Costa Rica

Vara Blanca, Costa Rica. Agencia AFP. | 11 de Enero de 2009 a las 00:00
Un ejército de 'cuadracicleros' surca sin pausa desde el viernes el escarpado terreno del epicentro del terremoto que el jueves sacudió a Costa Rica, para rescatar víctimas y transportar víveres y socorristas a lugares inaccesibles por otras vías. Lo que parece un encuentro de aficionados a este deporte de fin de semana, convocados en sus páginas en la red, se ha convertido en una herramienta imprescindible de trabajo para los socorristas de la catástrofe que ha destruido carreteras y ha dejado aisladas a numerosas comunidades. "Lo usamos para disfrutar, pero ahora lo utilizamos para trabajar", explica Juan Carlos Zúñiga, mientras a la grupa lleva a esta periodista a visitar zonas devastadas por el sismo --de 6,2 grados Richter-- que de otra forma solo serían accesibles por aire. Zúñiga, contable de profesión, ha acudido sin que nadie lo llamara junto a 10 compañeros de afición desde el otro lado de San José, para aportar su granito de arena a esta operación de rescate. El pasado viernes la carretera de Vara Blanca --en el epicentro de este terremoto que deja al menos 19 muertos-- era un bajar y subir de cuadraciclos transportando damnificados por el lodo de caminos que sólo conocen los lugareños. Mientras, el fin de semana los cuadriciclos se ofrecían para llevar gente de la Cruz Roja y responsables y trabajadores de las empresas que reparan las infraestructuras. Cerca de 200 amantes de este deporte han acudido desde el día del terremoto para echar una mano, e incluso han sacado a más de un 4x4 de la Cruz Roja del lodo. "Todos nos hablamos por internet", dice Erick Francisco Zamorro, más conocido por su alias "Cusuco", campeón nacional de este deporte. Y la consigna fue simple: "¡Vamos a ayudar!". Roberto Campos, todavía bajo el impacto de la destrucción que ha visto, explica: "Muchos familiares nos pidieron ir hasta sus casas para ver si la familia estaba bien, pero ¡no encontramos ni las casas!". En su afán de ayudar, ni siquiera aceptan comida o agua de los equipos de socorro y se pagan el combustible que utilizan. Aunque no sólo traen su propia comida y su propia agua para su consumo personal, sino para repartir también entre el que lo necesite. "Estamos solidarizándonos con el país", concluye Mainor Serrano, un ingeniero civil que este fin de semana trabaja desde las "6 de la mañana hasta la hora que toque".

Descarga la aplicación

en google play en google play