Escúchenos en línea

ALBA: esperanza y razón de lucha para los hondureños

La Habana. PL. | 30 de Enero de 2009 a las 00:00
La Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) es una esperanza y los hondureños defenderán su sostenimiento, aseguró el presidente regional de Unión Democrática (UD), en Olancho, Carlos Ernesto Escobar Moya. "Si el próximo presidente tratara de arrebatar las ayudas de otros pueblos al nuestro- logradas a través del mecanismo de integración impulsado por Venezuela y Cuba-, habrá que batallar", enfatizó, en entrevista para Prensa Latina. Durante su estancia en La Habana, donde participó en el evento Pedagogía 2009, el también directivo de la Asociación de Amistad Honduras- Cuba en el departamento oriental opinó que la adhesión a la ALBA es una oportunidad para estrechar lazos entre estas naciones. "¿Cómo rechazar la colaboración que esos países nos están dando? La ALBA es una iniciativa para hermanar a estos pueblos y esperamos ir más allá en al realización de los sueños de Francisco Morazán, de Augusto César Sandino y de Fidel Castro", expresó. Es hora de soltar el traje y la corbata que nos impusieron y empezar a retomar lo nuestro, concordó con los que alientan la recuperación de la autoestima latinoamericana frente a la expandida cultura occidental. La asociación desarrolla esfuerzos para compartir experiencias y favorecer el conocimiento entre los hondureños de la realidad del archipiélago, por lo general tergiversada en los medios de comunicación, comentó. Desde su fundación, esta auspició dos jornadas de solidaridad con los cubanos, sometidos hace medio siglo al bloqueo económico por Estados Unidos: la primera en la ciudad del Progreso, departamento de Yoro; la segunda en Tegucigalpa, y para el 16 de mayo de 2009, programan una tercera en la norteña Ceiba. En la próxima reunión, adelantó, procurarán sensibilizar a todos con la lucha contra lo que definió como una política destinada a ahogar a la Revolución Cubana. Escobar Moya instó a todas las agrupaciones solidarias de América Latina a impulsar esa batalla y otras acciones con tal de lograr el regreso de los cinco cubanos presos políticos en cárceles norteamericanas. El dirigente político condenó al gobierno estadounidense por mantener en prisión a Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, René y Fernando González, y demandó su inmediata liberación, para que sigan haciendo revolución en su patria. Para el pedagogo de formación, la consolidación de gobiernos progresistas en el continente y el posible triunfo del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional en El Salvador, permitirán avanzar al UD y la llegada al poder de administraciones cada vez más compatibles con las aspiraciones populares en su país. En Honduras existe un bipartidismo muy fuerte. Ello obliga a redoblar esfuerzos para captar mayor número de curules en el Congreso Nacional (CN) y puestos decisivos en las municipalidades, metas esenciales de esa fuerza para el 2010, según el Regidor del municipio olanchano de Catacama. La organización, liderada por César Hans, nació al calor de los acuerdos de paz firmados en la ciudad guatemalteca de Esquipulas, que pusieron fin a los conflictos internos de los años 1980, en Centroamérica. Desde su creación, en 1992, el UD enfrentó tres procesos legislativos. En el último, en 2005, obtuvo cinco puestos de diputados y rumbo al cuarto, redoblará la batalla contra el abstencionismo para elevar su representación. La fortaleza del único partido de izquierda en Honduras radica en la credibilidad ganada por su defensa de los intereses del pueblo, sobre todo en el ámbito del ente legislativo, y su vinculación estrecha con varios movimientos sociales, ecologistas, y feministas, entre otros, en correspondencia con Escobar Moya. El UD mantiene estrecho vínculo con la Resistencia Nacional- a la cual pertenecen múltiples agrupaciones civiles- y con la identificada como Visitación Padilla, promotora del respeto a los derechos de las mujeres en el país centroamericano. De acuerdo con el profesor de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, esto servirá de base para la negociación de alianzas con otros sectores sociales y organizaciones interesadas en una transformación social en el territorio. El 2009 será un año de mucho trabajo para el partido, por las próximas elecciones y por lo que debemos ganar en la solución de contradicciones internas que nos afectan, admitió. "Carlos Marx, uno de los fundadores del marxismo, enseñó que las contradicciones son necesarias y el UD no está exento de ellas. Tenemos que superar estas para entrar en la recta final y alcanzar lo que aún no logramos", expresó. La participación ciudadana de las mujeres es contemplada en la agenda del UD: aunque la ley nacional establece una cuota de 30 por ciento en la dirección de las fuerzas políticas, este tiene normado 50 por ciento, según su presidente en Olancho. Escobar Moya reconoció el papel desempeñado por las militantes pertenecientes a Visitación Padilla, muchas de las cuales son candidatas a gobiernos municipales por el partido con vistas a los comicios de finales de año. En relación con el incremento de la violencia intrafamiliar y los feminicidios en el país, mostró su insatisfacción por la desatención estatal al tema y coincidió con quienes insisten en que nada se hizo hasta el momento por esclarecer tales casos. "Honduras está tomado por el crimen organizado y ante la falta de oportunidades, la exclusión social, y la pobreza reinante, este termina enredando incluso a ciudadanos de la clase política", añadió el pedagogo. Escobar Moya reconoció que el gobierno de Manuel Zelaya mejoró la situación de los trabajadores hondureños al elevar el salario mínimo y calificó la negativa de los empresarios a abonar el aumento, de "conservadora, mezquina, e inhumana". Los trabajadores también van a defender esa conquista a toda costa. Eso puede redundar en una confrontación social y hasta obligar a concretar una reforma constitucional con tal de legitimar algo tan necesario, especuló el educador y político.

Descarga la aplicación

en google play en google play