Escúchenos en línea

BM: Costa Rica ejemplo en la lucha anticarbono

San José. La Voz.com. | 12 de Febrero de 2009 a las 00:00
La vicepresidenta del Banco Mundial (BM), Pamela Cox, manifestó este jueves que todos los países deberían emular la meta de Costa Rica de convertirse hacia el 2021 en una nación neutra en emisiones de carbono, en momentos que Latinoamérica debe preocuparse por el tema del calentamiento global. El cambio climático no es un problema que causó Latinoamérica, pero la región tiene que ser parte de la solución porque es algo que tendrá gran impacto en los sistemas de salud, el agro, el turismo y como causa de desastres naturales, apuntó Cox en rueda de prensa. Consideró que las soluciones deben ser globales, equitativas y en coordinación de las naciones ricas, como Estados Unidos. Esperamos que Estados Unidos asuma su liderazgo en esto, es algo que con el nuevo gobierno parece posible, dijo Cox. Aunque la zona latinoamericana es causante apenas del 12% de todas las emisiones, la tendencia hacia un crecimiento es preocupante, apuntó, al destacar que desde octubre del año pasado se instauró un fondo por unos 6.000 millones de dólares provenientes de países desarrollados y administrado por el Banco Mundial orientado a soluciones al calentamiento global. Los dos primeros programas que tienen acceso a esos dineros se desarrollarán en Turquía y México. Según Cox, en el caso mexicano el plan de unos 600 millones de dólares tendrá varios componentes como la eficiencia energética con proyectos para reemplazar bombillos y refrigeradoras, así como otros para mejorar el transporte urbano y la industria. México además debe aportar fondos complementarios. Esto está iniciando, pero esperamos impulsar a otros gobiernos a desarrollar proyectos similares, expresó. Cox participó el jueves en esta capital en la presentación de un estudio sobre el impacto del cambio climático en Latinoamérica, por ejemplo con las temperaturas globales causando estragos como el ejemplo del deshielo del glaciar Chacaltaya en Bolivia. El aumento de las temperaturas en el norte de los Andes podría llegar a 0,6 grados por década, lo que llevaría a la desaparición de los glaciares en 20 años con el gran impacto que eso causaría en los ecosistemas y en la disponibilidad de agua, explicó el experto del Banco, John Nash. Esto conduciría a que la región tenga mayor riesgo de desastres naturales, cuya frecuencia ha pasado de uno cada cuatro años, a uno cada tres años con altos costos económicos estimados en un 0,6% del PIB del país afectado por cada desastre, como promedio. Los climas extremos serán más frecuentes. Para el 2020 al 2025 las pérdidas por huracanes podrían triplicarse llegando a un 6% del PIB, indicó Nash. Las naciones latinoamericanas verán incrementarse la incidencia de enfermedades tropicales; la zona caribeña experimenta desde ahora el blanqueo y muerte de alrededor un 30% de sus arrecifes de corales, en tanto estarán en peligro de desaparecer los bosques y la biodiversidad.

Descarga la aplicación

en google play en google play