Escúchenos en línea

Entra en vigencia Ley Antitabaco en Guatemala

Ciudad Guatemala. Agencias. | 15 de Febrero de 2009 a las 00:00
Joaquín Barnoya, epidemiólogo de la Unidad de Cirugía Cardiovascular y asesor del Programa de Control del Tabaco, invita a las autoridades a “socializar” la ley que crea ambientes libres de humo de tabaco y comenta que a mediano plazo será la sociedad civil la reguladora de que no se fume en lugares públicos. Es una medida de salud muy importante, que en otros países ha probado que disminuye la mortalidad por infarto del corazón, la incidencia en el cáncer de pulmón y la cantidad de cigarros fumados. Por otro lado, la ley es muy barata, porque el Gobierno tiene que invertir muy poco, es más una campaña de concienciación social del porqué de la ley. Los dueños de bares y restaurantes no tienen que invertir mucho dinero, solo poner los rótulos que señalan que está prohibido fumar. El efecto en los pulmones de las personas que no fuman y reciben humo de segunda mano es agudo. Con media hora de estar respirando humo de cigarro, las arterias del corazón sufren daños severos. Ahora hay que imaginarse a una persona que trabaja en un bar o un restaurante durante ocho horas, seis días a la semana; la cantidad de humo que respiran es alta. Inicialmente, supervisores del Ministerio de Salud y Asistencia Social; tengo informado que serán alrededor de 300 inspectores que visitarán los lugares en donde no se podrá fumar, pero el principal regulador de esta ley serán las propias personas porque, si se percatan de alguien que fuma en un lugar prohibido, lo pueden denunciar. Como toda ley, al principio hay cierto rechazo, pero es por desconocimiento. Un ejemplo fue cuando se implementó la ley que obliga a usar cinturones; no tuvo mucha aceptación, pero a la larga la sociedad se dio cuenta de que era lo mejor para su salud. Conforme las personas noten que los bares y restaurantes son más agradables, se quedarán más tiempo y consumirán más. Ellas mismas comenzarán a pedir esta ley y a hacer que prevalezca. Obviamente, la única que lo podría hacer, por intereses económicos, es la industria tabacalera. Hasta ahora no han tenido intención, pero el argumento de la libertad de fumar donde uno quiera termina donde empieza el derecho a tener aire puro. El Ministerio de Salud está trabajando en el reglamento y se los hará llegar; son las autoridades las encargadas de socializar la ley. No es posible implementar una ley que involucre a los restaurantes y bares y no hacerles llegar el reglamento; cuando todo esté listo se los harán llegar. Aunque cumplir esta norma será fácil y sencillo. Los beneficios de dejar de fumar son un paradigma que las personas no entienden; no importa cuánto tiempo usted haya fumado, si lo deja, siempre va a haber un beneficio. El corazón comienza a latir diferente luego de 24 horas de haber dejado de fumar. En una semana, la presión baja alrededor de cinco milímetros de mercurio. Seis meses después, las células de los pulmones comienzan a regenerarse; a los dos años de haber dejado el vicio, el riesgo de contraer cáncer de pulmón disminuye en 50 por ciento, y la probabilidad de sufrir un infarto desaparece. En detalle Lo que dice la ley Hay aspectos que deben ampliarse en el reglamento Opiniones Tabacaleras Producto lícito Socializar la ley “El tabaco es un producto lícito; nosotros pagamos todos nuestros impuestos, así como todos los dueños de hoteles, restaurantes y bares. Deben aclarar las sanciones, su aplicación y quién se asegurará de que no fumen”, expresa Alfonso Cordón, de British American Tobbaco.

Descarga la aplicación

en google play en google play