Escúchenos en línea

Gobierno panameño en aprietos por el misterioso síndrome renal

Agencia AFP. Desde ciudad Panamá. | 10 de Octubre de 2006 a las 00:00
El síndrome renal producido por un tóxico que mató a 21 personas en las últimas dos semanas tiene en jaque al gobierno de Panamá, que no ha podido identificar si se trata de un medicamento o un producto casero, en medio de una investigación penal y reclamos para que renuncien las autoridades de la salud. El síndrome severo agudo o parálisis e insuficiencia renal aguda ha afectado a 31 personas con problemas de hipertensión, diabetes y problemas renales, en su mayoría hombres mayores de sesenta años. Hasta ahora, sólo se ha retirado el medicamento Lisinopril, utilizado por pacientes hipertensos, que es fabricado en España por los laboratorios Normon, como "medida preventiva" tras descubrirse que 9 de los 21 muertos lo consumía. Pero en las pruebas de laboratorio no se han encontrado problemas con el producto, confirmó el ministro de Salud, Camilo Alleyne. En medio del pánico de miles de pacientes de la estatal Caja del Seguro Social, donde se descubrió el 99% de los casos, Panamá encargó la investigación del misterioso síndrome a un equipo de científicos panameños, así como del Centro de Control de Enfermedades de Atlanta (Estados Unidos) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Esta crisis sanitaria, surgida hace poco más de dos semanas, ha dejado en segundo plano los debates sobre la ampliación del Canal en la prensa local y en la oposición, que apunta ahora sus dardos contra el gobierno de Martín Torrijos. Los ex presidentes Guillermo Endara (1990-1994) y Mireya Moscoso (1999-2004) exigieron la renuncia o destitución de Alleyne y del director de la CSS, René Luciani, por supuesta negligencia, pero el gobierno del presidente Martín Torrijos restó importancia a estos pedidos. Según Endara, Alleyne y Luciania deben renunciar "por ocultar los hechos por un tiempo importante con el aparente propósito de encubrir su propia responsabilidad". Aunque Alleyne no tiene respuestas sobre el origen del síndrome, reveló que se investigan 30 productos alimenticios y medicinales que ingerían los pacientes. "Este es un síndrome que no es característico porque no existen datos en la literatura médica", aseguró Rosario Turner, directora de prestaciones médicas de la CSS, quien identificó los síntomas como disminución de la producción de orina, vómitos, diarreas, fiebres altas, dolor de cabeza, parálisis en las extremidades y riñones que no funcionan. El procurador general interino, Rigoberto González, confirmó que se realiza una "investigación de oficio" para determinar si hubo negligencia administrativa o médica en las muertes por el síndrome fatal.

Descarga la aplicación

en google play en google play