Escúchenos en línea

Salvadoreños en México acarician retorno tras triunfo FMLN

Ciudad de México. AFP. | 17 de Marzo de 2009 a las 00:00
"Por lo que pasó el domingo me voy a plantear seriamente volver", asegura el salvadoreño Rafael Criollo, quien como muchos de sus compatriotas exiliados en México durante la guerra civil (1980-92) se entusiasma con el triunfo electoral de la ex guerrilla marxista del FMLN. "Todos los que salen, viven soñando con regresar. Pero aunque hace años que acabó el conflicto, seguimos guardando algo de temor. Fue un trauma psicológico enorme", coinciden Criollo y un grupo de cinco simpatizantes más del FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional) que festejan en un humilde barrio de la capital mexicana la victoria del izquierdista Mauricio Funes. En esta misma ciudad habían presenciado en 1992 la firma del acuerdo entre la guerrilla y el gobierno que apagó el sonido de las balas. "No lo podemos creer, han sido tantos años de espera. Fue una sorpresa que nos dio muchas esperanzas para que haya un cambio democrático de verdad", dijo a la AFP Mario Aranda, otro simpatizante del FMLN cuyo hermano fue uno de los 75.000 muertos que causó el conflicto. "Estamos sedientos de algo diferente, de justicia. ¿Cómo se atreve la derecha a decir que hay democracia si no hay equidad?", se preguntó Mario, subrayando uno de los principales desafíos de un país con un 35% de la población en la pobreza. Las leyes salvadoreñas les impidieron votar desde México, algo que ninguno de los presentes lamentó. "Votar aquí sería prestarse al fraude. No nos fiamos", afirmó Consuelo, hermana de Rafael. No es el único reproche de la comunidad hacia la política exterior del hasta ahora gobernante Arena (Alianza Republicana Nacionalista, derecha). Ivonne Melgar, periodista del diario Excélsior nacida en El Salvador, afirma que descuidaron intencionalmente a sus ciudadanos radicados en México. "Durante muchos años", añade Melgar, "el gobierno salvadoreño consideró que México sólo daba cobijo a los inmigrantes izquierdistas así que decidió no cuidar esa emigración". México fue una plaza emblemática para la izquierda por haber recibido a centenares de altos miembros y simpatizantes del FMLN durante la guerra. Se estima que esos días llegó a haber hasta medio millón de salvadoreños en el país pero muchos regresaron y otros siguieron camino hacia Estados Unidos. Con 36.000 personas es la cuarta colonia en el mundo tras la de Estados Unidos (2,5 millones), Canadá (135.000) y Guatemala (70.000), según datos de la cancillería salvadoreña. Es una comunidad "muy polarizada y muy dispersa", sostiene Melgar, "a diferencia de otras cuyo país las identifica, la de México está marcada por la historia y las diferencias ideológicas". La noche del domingo, por ejemplo, no se supo de celebraciones en la capital por la victoria del FMLN. La euforia se avivó al calor de los hogares pero con cierta contención. La tarea que aguarda a Funes es titánica y el presidente electo ha prometido emprender sin demora el combate a la pobreza y a la delincuencia que desangra al país con 12 asesinatos diarios. Mientras saborean las tradicionales pupusas (tortillas de maíz salvadoreñas), los salvadoreños dan un voto de confianza a Funes y relativizan las acusaciones de la derecha que lo señalaron como un comunista que entregará el país a Venezuela y Cuba. "No entiendo por qué hablan de Cuba. Ojalá algún día El Salvador esté tan alfabetizado y libre de la delincuencia como lo está Cuba", consideró Rafael.

Descarga la aplicación

en google play en google play