Escúchenos en línea

Opositor hondureño dice defender con su vida la Constitución

Tegucigalpa. La Voz.com. | 27 de Marzo de 2009 a las 00:00
El líder del opositor Partido Nacional, Ricardo Álvarez, anunció este viernes su disposición de salir a las calles y ofrendar su vida para impedir que el presidente Manuel Zelaya reforme la Constitución en Honduras. "Seré el primero en poner mi vida ante la amenaza de Zelaya de irrespetar al pueblo y mantenerse en el poder", añadió. "Y si debo arriesgar mi vida por respetar la democracia, lo haré con gusto, porque atentar contra la democracia es atentar contra el pueblo", dijo Álvarez en rueda de prensa. Aseguró que su partido, el mayor en la oposición, "está dispuesto a defender la Constitución en las calles... y así lo haremos". Denunció que "el presidente venezolano Hugo Chávez es el artífice de que Zelaya intente perpetuarse en el poder porque con millones de dólares financia ese tipo de ilegalidades en Honduras, pero eso no lo permitiremos". Álvarez, alcalde de Tegucigalpa, fue elegido presidente de su partido a principios de mes. La gestión presidencial en Honduras es de cuatro años y la ley prohíbe la reelección del mandatario. Desde que en agosto el mandatario adhirió al país a la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba), se informó que Zelaya ha recibido unos 100 millones de dólares de su aliado Chávez para programas sociales. El sistema de Alba la integran Bolivia, Cuba, Dominica, Nicaragua, Honduras y Venezuela. Álvarez confió en que "los mandos superiores de las fuerzas armadas no se prestan a la jugada de Zelaya y serán respetuosos y obedientes de la ley, ya que le deben más lealtad a la Constitución que al propio presidente". De acuerdo a la ley fundamental, los militares son garantes del sistema democrático en Honduras, tras derrocar a tres presidentes elegidos popularmente y permanecer 18 años en el poder entre 1957 y 1982. Zelaya anunció el lunes por radio y televisión que el Instituto Nacional de Estadísticas, al que la ley no otorga esa facultad, hará "una amplia consulta popular" antes del 24 de junio para conocer si la población apoya que en las elecciones generales de noviembre se vote si se debe o no instalar una Asamblea Constituyente para modificar la Carta Magna. Aún no ha aclarado qué artículos se reformarían o si toda la Constitución de 1982 sería cambiada por la Constituyente. La fiscalía ha advertido que los funcionarios públicos que intentan cambios a la Constitución "se pondrán en franca rebeldía" y pueden ser procesados por el delito de traición a la patria, que conlleva penas de hasta 10 años de prisión. Para los comicios de noviembre están inscritos unos 4,5 millones de hondureños que deberán escoger a un presidente, tres vicepresidentes, 256 legisladores, 40 diputados al Parlamento Centroamericano, 298 alcaldes y 3.000 concejales.

Descarga la aplicación

en google play en google play